google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Qué hacer con una emoción o pensamiento molesto

Técnica de expresión emocional sencilla

Autora: Ana Hidalgo

A veces nuestra mente se queda enganchada con una emoción o pensamiento molesto y nos cuesta expresarla y sacarla fuera.

Sin embargo, hay una técnica de expresión emocional muy sencilla que te puede ayudar en estos casos.

Tan solo necesitarás un globo para llevarla a cabo, te explico a continuación en qué consiste.

Cómo lidiar con un pensamiento molesto. La técnica del globo.

Paso 1:

Imagina una emoción que en estos momentos te esté afectando negativamente y que te resulte difícil de expresar.

Como te he comentado antes, también sirve para un pensamiento molesto o negativo o una obsesión que te atormente actualmente.

Coge un globo y comienza a hincharlo, imaginando que es dicha emoción que comienzas a exteriorizarla.

Siente cómo todo aquello que te atormenta sale de ti y se va metiendo en el globo con cada soplido.

Cuando ya hayas llenado tu globo con dicha emoción no lo ates, simplemente sujétalo fuerte con tus dedos para que no se escape el aire.

Paso 2:

Una vez la emoción fuera, mírala y trata de verla sin juzgarla.

Ahora colócala delante de tus ojos y trata de mirar a través de ella.

  • ¿Qué significa para ti dicha emoción?, ¿qué poder tiene sobre ti?
  • Al mirar a través del globo, de tu emoción ¿cambia tu realidad de color?
  • Mientras la sigues mirando tan de cerca, ¿de qué color ves tu vida a través de ella?, ¿crees que estás mirando distintos aspectos de tu vida bajo el color de esta emoción?

Paso 3:

Ahora aleja el globo de ti, toma distancia, y mira simplemente el globo, no a través de él.

  • ¿Sientes la diferencia entre mirar dentro del globo y mirar el globo?, ¿es distinto mirar a través de tu emoción tu mundo que mirar tu emoción?

Recuerda que, como en el globo, puedes ver tu realidad a través de tu emoción o simplemente mirar tu emoción desde otro ángulo.

Paso 4:

Dado que, como ya hemos comentado muchas veces, las emociones se comunican con nosotros a través de pensamientos, sensaciones físicas y acciones, reflexiona en estos tres niveles:

  • A nivel de pensamientos, ¿a qué pensamientos te lleva este tipo de emoción?

Generalmente las emociones y pensamientos molestos nos llevan a pensamientos de tipo dicotómico o desproporcionados como: “todo me sale mal”, “es horrible esta situación”…

  • A nivel somático, ¿en qué parte de tu cuerpo sueles sentir esta emoción o pensamiento molesto?

Por ejemplo, la preocupación suele situarse en la frente y el estómago, los miedos en el pecho y el tórax, la sobrecarga en la espalda y el cuello…

  • A nivel motor: ¿Qué conductas te incita a realizar?

En muchas ocasiones puede llevarnos a realizar actos impulsivos como insultar o golpear, pero también puede llevarnos a la inacción, la pereza, cambios en la alimentación…

Paso 5:

Ahora que ya sabes cómo te afecta de forma negativa esta emoción o pensamiento molesto, quiero que vuelvas a mirar al globo y reflexiones sobre su belleza y utilidad.

Por ejemplo, tu globo puede servirte para hacer nuevas amistades, ganar atención, divertirte …

Por eso, además del dolor o la incomodidad que sientes ahora mismo con tu emoción, ¿podría aportarte algo positivo?

¿En qué te favorece esta emoción o pensamiento molesto?, ¿qué utilidad puede tener en tu vida?

Para que te sea más sencillo entender sus ventajas puedes imaginar qué pasaría si te deshicieras totalmente de esta emoción.

  • ¿Qué pasaría por ejemplo si te deshicieras por completo de la tristeza, la rabia, la pena…?
  • ¿Sería beneficioso para tu vida?

Dado que en algunos aspectos de tu vida esta emoción te ayuda, piensa:

  • ¿Qué podrías hacer con tu emoción en vez de eliminarla?

Saludarla, escuchar lo que te quiere mostrar, divertirte…

Paso 6:

Una vez que has aprendido lo que quiere mostrarte tu emoción o pensamiento molesto, simplemente sostenla.

Mantén el globo mientras realizas otras actividades cotidianas sin prestarle demasiada atención.

Como podrás comprobar tras unos minutos, tu globo se habrá deshinchando sin darte cuenta.

Y es que, en muchas ocasiones, tanto las emociones como los pensamientos intrusivos, si no les prestas demasiada atención, terminan consumiéndose por sí solos.

No obstante, es importante que permitas que se expresen y aprendas de lo que tienen que decirte, de este modo, podrás ir sacando grandes enseñanzas para tu vida.

Recuerda mirar tu emoción, no a través de tu emoción.

En cualquier caso, si sientes que tus emociones y tus pensamientos intrusivos te superan, quizás sea un buen momento para pedir ayuda profesional.

A este respecto, ya sabes que me tienes a tu disposición.

Si te ha gustado el contenido, puedes hacérmelo saber en los comentarios que aparecen más a bajo, o también puedes invitarme a un café 😉 y contribuir al mantenimiento de este blog con tu donativo.

Pincha en la tacita para hacer tu donativo.



 


Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor, psicología y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”