google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Cómo hacer nuevos amigos a los 40

Cómo mejorar mi red de contactos

Autora: Ana Hidalgo

 

Hacer amigos no siempre es fácil cuando te haces adulto.

Un nuevo trabajo, un nuevo lugar de residencia o simplemente el devenir de los años, pueden hacer que encontrar nuevos amigos sea una misión casi imposible.

De niños simplemente preguntabas en el parque ¿puedo jugar? y así, sin darle vueltas, ya hacías amigos sin más.

Cuando llegas al periodo adulto, da igual si pasas los 30, los 40 o la edad que sea, la vida ya nos ha dado muchas bofetadas.

Muchas personas desconfían, otros no tienen tiempo y otros no quieren involucrarse tan fácilmente con nuevas amistades, incluso a veces cuando alguien se les acerca puede que piensen ¿qué querrá de mi este pesado?

Sin embargo, a pesar de la dificultad, hacer amigos en esta etapa sí es posible.

Hoy te comparto algunas estrategias con las que puedes lograrlo.

  1. Preséntate y aprende sus nombres:

Siempre que desees conocer a otra persona, vas a tener que presentarte.

Ten en cuenta que la primera impresión es importante, cuida tu aspecto, tu lenguaje no verbal, así como el modo de dirigirte a la otra persona.

Busca el momento adecuado y hazlo con cortesía, tratando de introducir su nombre de vez en cuando en la conversación, tanto para mostrar tu interés hacia la otra persona como para facilitarle a tu mente el recordarlo.

Ten en cuenta que somos seres egocéntricos por naturaleza.

A todos nos gusta que nos llamen por nuestro nombre, que reconozcan quiénes somos, y sobre todo, que incluso la persona nueva en la oficina o nuestro conserje hayan tenido la gentileza de saber quiénes somos y cómo nos llamamos.

Sin duda, el conocer el nombre de las personas con las que interactúas será un punto más a tu favor para caer bien y hacer nuevos amigos.

  1. Escucha sin juzgar:

Todas las personas tenemos nuestros propios motivos para pensar o actuar del modo en que lo hacemos, aunque en ocasiones ni nosotros mismos lo sabemos.

Pregunta por los desafíos que ha superado en su vida, por sus objetivos y valores.

Escucha y no juzgues.

Trata de comprender su punto de vista incluso cuando no estés de acuerdo sobre el mismo.

No te lances a defender tus opiniones y criticar las suyas, espera, escucha y reflexiona primero.

Cuando la otra persona haya terminado de explicarse, formula sin atacar las preguntas necesarias para comprenderlo.

Comprender algo no es lo mismo que aceptarlo.

Con esto no quiero decir que no puedas dar tu punto de vista, sino que esperes a comprender lo que la otra persona dice y siente, así como sus motivos para opinar así, de este modo podrás empatizar y ser más asertivo.

Recuerda que a todos nos gusta sentirnos escuchados de verdad, sin ser juzgados ni criticados, sin tener que interpretar ningún papel y sentir que podemos ser nosotros mismos.

  1. Conviértete en la clase de amigo que te gustaría tener:

Suena obvio, pero con frecuencia se olvida.

Por lo general, las personas afines tienden a encontrarse.

Por tanto, trata de ser el tipo de amigo que anhelas tener, lo consigas o no, mejorarás en muchos aspectos.

Si te gusta la puntualidad, se puntual; En el caso de que  no te gustan los gorrones, no te comportes como si lo fueses; Si consideras que los amigos se apoyan, sirve de apoyo a los demás

Esto te hará ganar coherencia, sentirte mejor como persona y hacer más fácilmente nuevos amigos que se ajusten a tus intereses.

  1. Los amigos de mis amigos son mis amigos:

Pide a tus viejas amistades, familiares o compañeros de trabajo que te introduzca en nuevos grupos, que te presente a más amigos suyos con los que todavía no tienes relación, y de este modo se irá ampliando tu red de contactos.

SI eres tímido, no temas iniciar conversaciones con ellos, de hecho ya tenéis algo en común: ambos compartís en vuestras vidas la persona que os ha presentado.

Con el mismo fin, organiza reuniones, fiestas o invítales a compartir contigo algún evento deportivo importante…

Lo principal es abrir el círculo de personas con las que te relaciones por lo que, por supuesto, si son ellos los que te invitan a ti a asistir, acepta su invitación y acude a la cita.

  1. Aprovecha los encuentros fortuitos:

Aunque puede parecerte algo tonto, todos los días se cruzan en tu vida decenas de personas (el conductor del autobús, el cajero del súper, el portero, tus vecinos, las personas que esperan al igual que tú en la cola del cine…), aprovecha estas ocasiones para interactuar con ellos.

Si te consideras una persona tímida, puedes comenzar planteándote el reto de hablar con una persona nueva a la semana, o al día.

El saludar, dar los buenos días, o preguntar la hora o una dirección te pueden ayudar a romper el hielo.

En el trabajo, aprovecha la hora del café, la comida o incluso después del trabajo para socializar con tus compañeros, permite que sean ellos quienes más hablen al principio, escucha con atención e interésate de forma sincera por sus anécdotas y opiniones.

  1. Frecuenta los mismos lugares:

Cuando acudes asiduamente a los mismos lugares, acabas conociendo, aunque sólo sea de vista, a las personas que los frecuentan.

Si ya has roto el hielo en alguna vez y los has saludado, te será cada vez más fácil acercarte a ellos y charlar de diversos temas.

Las amistades se logran paso a paso, poco a poco.

Permite a los demás tiempo para conocerte y aceptarte. No tengas prisa, las cosas deben fluir sin agobiar a nadie.

El hacer de tu presencia algo común facilitará que tu rostro les sea conocido y de mayor confianza.

Ten en cuenta que se trata de frecuentar los mismos sitios con asiduidad sin acosar a nadie.

  1. Acude a internet:

Cada vez más personas hacen nuevos amigos y se conocen a través de redes sociales y aplicaciones móviles. Una de ellas es la página de Agrégame, donde puedes concocer a personas de muy distintos países.

Ahora bien, no siempre hay que visitar estas páginas para ligar, de hecho muchísimas personas buscan solo amistad.

Busca en interés grupos de personas que compartan tus intereses y aficiones, te sorprenderá saber que a día de hoy a grupo prácticamente para todo tipo de eventos, desde pasear el perro por ciertos parques, hacer macramé, volar aviones teledirigidos o visualizar heces de oso entre muchos otros.

  1. No dejes que las relaciones se enfríen:

Una vez hecho el primer contacto, no dejes que las relaciones se enfríen.

A veces dejamos pasar oportunidades por falta de tiempo o vergüenza a dar el primer paso.

El ser el que da el primer paso de vez en cuando te abrirá muchas puertas.

Para ello llama de vez en cuando, envía un mail o mantente informado a través de amigos en común.

De este modo, podrás estar actualizado y aprovechar algún acontecimiento importante para felicitarle o darle la enhorabuena.

También te recomiendo anotar siempre que te sea posible sus fechas de cumpleaños.

Esto te dará una excusa para llamarles y retomar el contacto.

Lo mismo sucede en fechas marcadas como Navidad o Año Nuevo, aprovéchalas para refrescar el contacto.

 

Estas son sólo algunas de las estrategias que puedes hacer para hacer nuevos amigos.

Me encantará leerte en los comentarios contándome cuáles utilizas para lograr nuevas amistades y ampliar tu red de contactos.

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”