google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

¿Estás preparado para la era emocional?

5 competencias que te ayudarán a adaptarte.

Autora: Ana Hidalgo

¿Qué es la era emocional?, ¿estamos ya en ella?

Cuando éramos niños veíamos películas en las que el segundo milenio se imaginaba cargado de coches voladores, robots como trabajadores y viajes intergalácticos.

Ahora, ya en el segundo milenio, vivimos una revolución tecnológica que quizás nos conduzca algún día a lo imaginado, pero también vivimos algo mucho más sorprendente de lo que antes no se había hablado: una era emocional.

Estamos atravesando un importante cambio en creencias y valores que requiere de un buen manejo emocional por nuestra parte.

Por ejemplo, los trabajos no son tan estables, algunos matrimonios tienen su caducidad, los hijos llegan más tarde…

Darwin decía: “el más inteligente no es el que sobrevive, sino el que sabe a adaptarse a los cambios”.

En base a ello, debemos aprender a adaptarnos a los cambios que se nos vienen encima con rapidez.

Por eso, es importante trabajar nuestra inteligencia emocional comenzando por las 5 competencias que la componen.

Pero antes de abordarlas:

¿Sabes qué es la inteligencia emocional?

Tranquilo que no te agobio con definiciones teóricas.

Tan sólo decirte que la inteligencia emocional se refiere al saber reconocer y tener en cuenta emociones propias y ajenas para manejar la cambiante realidad.

¿Qué dicen las investigaciones?

Si nos basamos en los estudios de Daniel Goleman, uno de los mayores eruditos sobre inteligencia emocional, podemos destacar cinco competencias básicas que debemos cultivar si queremos mejorar la inteligencia emocional y por tanto, adaptarnos a esta era emocional plagada de cambios.

  • Autoconocimiento

En primer lugar, si queremos mejorar la inteligencia emocional debemos tomar conciencia de uno mismo.

Esto supone aprender a conocernos en muchos niveles: detectar nuestros propios estados internos, recursos e intuiciones, fortalezas y debilidades, así como seguridad en nosotros mismos y en nuestras capacidades.

  • Auto-regulación

Pero no podemos conformarnos con saber cómo somos o qué nos sucede, sino que debemos aprender a autorregularnos.

La autorregulación es la capacidad referida a la facultad de controlarnos a nosotros mismos, a  nuestros estados, impulsos y recursos, a dirigir nuestra flexibilidad para afrontar cambios, estar abiertos a nuevas ideas, asumir responsabilidades y tener integridad.

  • Auto-motivación

Como tercer factor, debemos también contar con la energía que guíe nuestras acciones, esto es, con motivación o capacidad para guiar o facilitar nuestros objetivos, para esforzarnos, comprometernos y persistir pese a los obstáculos.

Pero la inteligencia emocional abarca más que el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos, también abarca el modo en que nos relacionamos con los demás y, aquí es donde intervienen dos competencias esenciales: la empatía y las habilidades sociales.

  • Empatía

La empatía: se refiere a la habilidad de ser consciente de sentimientos, necesidades y preocupaciones ajenas.

El ser capaz de comprender a los demás, de ponernos en su lugar, anticiparnos a sus necesidades, incluso aprovechar las oportunidades que nos brindan diferentes tipos de personas y las relaciones subyacentes en un grupo.

  • Habilidades sociales

Por su parte, el manejo adecuado de las habilidades sociales favorecerá el poder inducir respuestas deseables en los demás necesarias, entre otros aspectos, para comunicar, inspirar, dirigir, negociar y cooperar con otros.

Pero, ¿es posible desarrollar estas 5 competencias?

La buena noticia es que sí es posible.

A diferencia de la inteligencia académica, la inteligencia emocional evoluciona “fácilmente” con los años al nutrirse de las nuevas experiencias.

Por tanto si quieres mejorar tu inteligencia emocional tendrás que atreverte a vivir, y me refiero a vivir con mayúsculas, no a dejar que los años de tu vida pasen sin más (ya en su día escribí algún post sobre la diferencia entre vivir y estar vivo, te animo a que le eches un vistazo).

Por tanto, indaga en ti mismo, en conocerte, auto-regularte y motivarte, comparte experiencias con nuevas personas, fomenta tus habilidades sociales y trabaja tu empatía, o en una sola frase: llena tu vida.

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”