google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Qué pasa si no me gusta la Navidad

Cómo vivir estas fiestas sin sentirte mal por ello

Autora: Ana Hidalgo

Oímos frecuentemente que la Navidad es época de tolerancia, cariño, amor… pero, ¿qué pasa si no me gusta la Navidad?

Muchas personas se sienten rechazadas por no compartir su gusto por la Navidad y, algunas, incluso se sienten culpables.

  • “Ana, cada vez que digo que no me gustan las navidades, me miran como si fuese el Grinch o tratan de convencerme de que es porque no las entiendo, que las navidades son fantásticas y que yo soy la rara y estoy equivocada”.
  • “En mi familia siempre me presionan para que celebremos juntos la Navidad y es algo que odio”.
  •  

Personalmente sí me gustan las navidades, pero hay otras muchas cosas en la vida que no me agradan y, afortunadamente, no me siento obligada a tragar con ellas.

El que te gusten o no las navidades es cuestión de preferencias, deberíamos recordarlo antes de presionar a otros a que les guste o celebren aquello que a nosotros nos gusta.

Y es que, quizás deberíamos recordar más a menudo que, como suele decirse: “para gustos…los colores”.

A muchas personas no les gusta el fútbol, por ejemplo y veríamos como algo extraño el que se les exigieran celebrar los goles de un equipo que ni siguen ni conocen, pero ¿por qué entonces sí se presiona con el tema Navidad?

¿Cuáles son los principales motivos por los que no suele gustar la Navidad?

Si bien cada persona tiene sus propios motivos, muchos apuntan dos factores como prioritarios.

  1. Por nostalgia.

En esta época se echa en falta a las personas queridas que ya no están con nosotros.

De hecho, tanto si han fallecido como si están lejos, en estas fechas nos sentimos más decaídos, solos y vulnerables.

Y es que, el despliegue televisivo de familias felices reencontrándose puede llevarnos a pensar sobre aquello que no tenemos.

Es más, puede llevarnos a pensamientos del tipo: “están todos felices menos yo” lo que nos entristece aún más.

Cuando la Navidad produce nostalgia excesiva, de esa que duele, es necesario cerrar heridas del pasado.

El no superar un duelo puede provocar un desbordamiento emocional en cualquier situación, especialmente en fechas marcadas como cumpleaños, navidades…

Es por ello que, ya sea en navidades o cuando lo consideres oportuno, el contar con apoyo psicológico para superar el duelo, te será de gran ayuda para pasar página y recuperar la estabilidad y bienestar emocional.

  1. Por consumismo.

El concepto popularizado de Navidad nos arrastra a comilonas, regalos, aglomeraciones …y provoca cambios bruscos en nuestra rutina.

Por si no lo sabías, los cambios bruscos generan estrés y esto puede estar afectando a tu estado de ánimo.

Si para colmo no contamos con recursos económicos que nos permitan salir del paso en estas fechas en las que los precios se disparan, la navidad puede resultarnos aún más dura.

Quizás no podamos emprender solos una cruzada contra el consumismo, pero sí podemos decidir si queremos caer en ese juego o no.

Dado que la Navidad sucede todos los años, aprender a organizar tu rutina de compras en esta época te ayudará.

Por ejemplo, puedes organizar tu cesta de la compra con anterioridad para evitar colas en la carnicería o pescadería pues, te guste o no, la Navidad es algo que sabes de antemano que sucederá.

Por eso, aprender a lidiar con estos pequeños obstáculos comprando con anticipación y congelando o comprando estos días por internet para que te lo envíen directamente a casa te ayudará a evitar dolores de cabeza.

  1. Mi favorito…

Ahora bien, bajo mi punto de vista, existen muchos otros factores por los que quizás no te guste la Navidad.

El más sencillo de explicar: no todos somos iguales.

Cada persona es libre de tener sus propios gustos y preferencias y esto también se aplica a la Navidad.

Así que, no te alarmes, no eres un bicho raro si no te gusta la Navidad, simplemente tienes otros gustos.

Ahora bien, me gustaría matizar algunos aspectos…

  • Ana, es que parece que en Navidad te obligan a estar feliz.

Nadie puede obligarte a estar feliz o sentirte desdichado, es una elección personal de cada uno.

Personalmente, yo elijo sentirme feliz siempre que puedo. Evidentemente no estoy feliz siempre ni a cada momento, pero me encanta.

Lo cierto es que tengo mis días malos, e incluso muy malos como todo el mundo, pero consigo emocionarme fácilmente con cosas sencillas: porque sale el sol, porque mi hija ríe, porque veo algo lindo…

Si te cuesta encontrar la belleza o la felicidad en tu cotidianidad, sea la época del año que sea, te recomiendo echarle un vistazo a mi conferencia: cómo disfrutar del día a día, también la ayuda terapéutica te puede ser de utilidad.

¿Qué entendemos cada uno por Navidad?

También quiero matizar que no todos vivimos, sentimos y experimentamos la Navidad de la misma manera.

Para algunos es una excusa para tener días libres en el trabajo, para otros es un momento para reunirse con seres queridos, para otros es un buen momento para hacer caja en sus negocios…

En base a como la entiendas, así la vivirás, por eso, déjame preguntarte:

¿Qué es para ti la Navidad?, ¿en qué te gustaría invertir estos días?

Quizás la Navidad puedas verla como un periodo vacacional más, una excusa para celebrar algo o simplemente un buen momento para reflexionar sobre si se cumplen o no tus objetivos.

Puede sonar algo obvio para algunos e impensables para otros, pero las fechas que son importantes en tu vida, las eliges tú.

Por ejemplo, hace unos días mi hija me preguntó:

  • Mamá, ¿por qué nosotros damos los regalos el 24 por la noche?
  • Sencillo, porque suele ser cuando estamos todos juntos.

De hecho, en mi familia antes dábamos los regalos el día 31 porque es cuando mejor nos venía, ni Papá Noel, ni Reyes, el 31.

Es más, cada vez hay más familias que intercambian regalos una vez llegan las rebajas, cada uno decide.

¿Es obligatorio cenar en familia?

Personalmente me encanta poder reunirme con mi familia, y de hecho es algo que hago con mucha frecuencia y no sólo en Navidad, pero tú tienes derecho a hacerlo o no hacerlo si es lo que quieres.

  • Ana es que en estas fechas todo son compromisos e hipocresías, acabas cenando con personas a las que no tragas.

Bueno, si eres de los que no quieren ir a cenar con la familia o con los compañeros del trabajo, pero pasas por el aro, recuerda que es tu elección, no se acaba el mundo si no lo haces, ahora bien, es posible que al sopesar tus alternativas te haya resultado la menos mala y por ello la hayas elegido.

Tener presente que es una elección más que una imposición externa, te facilitará el sobrellevarla.

Si de verdad no disfrutas de estos acontecimientos, plantéate cambiarlos por otras actividades.

  • Ana es que, si no voy, mi pareja y yo terminamos en divorcio, para mi pareja es importante.

Ok, en este caso estás eligiendo ceder para evitar un mal mayor y, ya que es tu elección, trata de que sea lo menos mala para ti posible.

Aprovecha la ocasión para ver las pequeñas cosas buenas que tiene como una comida apetitosa, verte elegante o cualquier otra cosa que a ti te agrade, aunque sea un poquitín.

¿Cómo puedes sobrevivir a la Navidad si no te gusta?

Si por el bien de tu relación de pareja o familiar finalmente decides acudir a las típicas cenas navideñas, te aconsejo que le eches un vistazo al post: cómo sobrevivir a la familia en Navidad.

En cualquier caso, yo antes de despedir este post, quiero desearte una muy feliz Navidad, no porque sea Navidad, sino porque deseo de corazón que seas muy feliz todos y cada uno de los días de tu vida y este post me ha dado la excusa perfecta para mostrarte mis deseos.

Nos vemos a la vuelta de las vacaciones. Un abrazo.


Si te ha gustado el contenido, puedes hacérmelo saber en los comentarios que aparecen más a bajo, o también puedes invitarme a un café 😉 y contribuir al mantenimiento de este blog con tu donativo.

Pincha en la tacita para hacer tu donativo.



 


Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”

Compártelo con tus amigos