google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Cómo saber si mi estrés es bueno o malo

¿Existe el estrés bueno?

Autora: Ana Hidalgo

Si alguna vez has oído hablar de estrés bueno y malo puede que te preguntes, ¿realmente existe el estrés bueno?

Tanto a nivel popular como en los diccionarios, la palabra estrés lleva unas connotaciones negativas y poco deseables.

De hecho, la Real Academia Española de la lengua (RAE), lo define como: “Tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves”.

Visto así, yo al menos no veo el lado bueno por ningún lado, sin embargo, lo tiene.

En psicología la palabra estrés puede entenderse de dos formas muy distintas:

Una positiva, que empuja a lograr lo mejor de nosotros mismos y que se conoce como eustrés o estrés positivo.

Y otra negativa, que puede generar alteraciones físicas y mentales disfuncionales. Es lo que se conoce como estrés negativo o distrés.

Veamos por qué esta diferencia.

¿Qué el estrés bueno y el estrés malo?

Si el estrés es una reacción de nuestro organismo ante los cambios, nos está avisando que debemos prepararnos para los mismos.

Esto es ya en sí mismo algo positivo, porque nos ayuda a adaptarnos al medio.

Sin embargo, no quiere decir que sea agradable, al menos siempre.

Por ejemplo, a nadie le gusta que le echen la bronca, pero si esto sirve para motivarte a tomar conciencia de una realidad y a motivarte, puede ser algo bastante adaptativo

Ahora bien, esta reacción puede sobrepasar ciertos rangos de funcionalidad y convertirse en algo dañino para nuestro organismo.

Imagina ahora que en lugar de esta bronca puntual recibes más de una con cierta frecuencia y esto comienza a agobiarte, te cuesta quitarte esta presión de un día para otro y tu angustia comienza a cronificarse.

Si no se maneja con cuidado esta situación, te tomas por ejemplo un descanso o unas vacaciones, es posible que este estrés se convierta en ansiedad y que puedas incluso generar algún trastorno de ansiedad, alguna fobia, experimentar ataques de pánico

Entonces, ¿cómo saber si mi estrés es bueno o malo?

El estrés es bueno para ti si…

  • Puedes verlo como un desafío que te empuja a crecer.
  • Te ayuda a actuar más rápido en lugar de paralizarte.
  • Lo usas como estímulo para salir de tu zona de confort.
  • Se elimina o disminuye tras cesar la actividad estresante.

Te pongo un ejemplo:

Los actores, cantantes y personas que trabajan delante del público, reconocen que sienten nervios y estrés, antes de salir al escenario.

Pueden tener años de experiencia en ello, pero la mayoría dicen que siempre sienten esa reacción corporal.

Por lo general se acelera el pulso, sube el cortisol y sentimos una sensación de hormigueo.

En estos casos, este pequeño estrés nos estimula a dar lo mejor de nosotros, nos ayuda a entender que es el momento de concentrarnos en lo que vamos a hacer.

Por tanto, es estrés es positivo y adaptativo.

El estrés es malo para ti si…

  • Te hace sentir más débil, te debilita.
  • Afecta a tu productividad y a tu forma de tomar decisiones.
  • Te genera daños físicos importantes como un exceso de presión arterial.
  • Se repite con bastante frecuencia e intensidad.

Por ejemplo, si tus nervios alcanzan niveles de estrés muy elevados impidiendo que te concentres en tu trabajo, pasa a ser distrés.

Mucho cuidado en estos casos pues puede degenerar en enfermedades importantes.

Para saber cómo puedes manejar mejor tu estrés diario pincha aquí, te llevo al artículo correspondiente.

Si a pesar de todo sientes que la situación comienza a escaparse de tus manos, quizás sea momento de pedir ayuda.

A este respecto, ya sabes que me tienes a tu disposición. Puedes reservar tu cita de psicoterapia conmigo pinchando aquí.


Si te ha gustado el contenido, puedes hacérmelo saber en los comentarios que aparecen más a bajo, o también puedes invitarme a un café 😉 y contribuir al mantenimiento de este blog con tu donativo.

Pincha en la tacita para hacer tu donativo.



 


Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”