google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

¿Por qué nos estresamos las mujeres del siglo XXI?

Feminismo, roles sociales y …estrés

Autora: Ana M. Hidalgo

¿Eres de los que se preguntan por qué nos estresamos las mujeres?

Te comparto mi punto de vista personal en este post, me encantará conocer el tuyo en los comentarios.

Sobre el feminismo y los roles sociales:

Tras hablar con muchas mujeres, he llegado a la conclusión de que el feminismo como tal es un cuento chino que nos han vendido a las mujeres.

Claro que podemos desarrollar los mismos trabajos que los hombres pero ¿a qué precio?

En pleno siglo XXI seguimos teniendo los problemas de hace años:

  • No se valora nuestra opinión tanto como la de un hombre.
  • Cobramos menos de media que ellos.
  • Seguimos encargándonos de la educación de los hijos.
  • Realizamos la mayoría de las tareas domésticas…

Hay quiénes dicen que es porque somos mucho más emocionales y preferimos cargar con todo el peso y no delegar.

Pero, ¿realmente es así?, personalmente tengo mis dudas.

Algunos motivos de por qué nos estresamos

Si bien hoy quiero plasmar mi opinión personal, y no me vaso en ningún estudio científico, si quiero compartir algunos motivos que la sustenta.

En consulta me llegan muchas mujeres con problemas de estrés, muchas veces por exceso de tareas y responsabilidades.

A veces no es tanto la dificultad que implique una tarea en sí, sino que el cúmulo de ellas es lo que suscita el desvanecimiento emocional.

Algunos piensan que es por lo que ahora llaman crisis de los 40, sin embargo, los excesos de responsabilidades están ahí.

Algunas creencias sobre estereotipos sociales con los que hemos crecido:

Todos sabemos que a lo largo de la historia la mujer ha ido ocupando distintos papeles.

Quizás por eso nos han educado para responsabilizarnos de decenas de actividades en nuestro día a día.

Ojo, no digo que los hombres no tengan las suyas, tan sólo hablo de aquellas que ayudan a entender por qué nos estresamos las mujeres.

Entre los muchos deberes que la sociedad nos ha impuesto encontramos ideas que, si bien a día de hoy son políticamente incorrectas por su desigualdad de género, se siguen manteniendo tanto en hombres como en mujeres.

Entre ellas están:

  • La mujer moderna no debe ser una“mantenida” ni una “mujer florero”.

Al menos en mi generación, nos han educado para que tengamos trabajo fuera de casa a fin de poder tener independencia económica, y desde luego me parece algo importante.

Sin embargo, lo que no cuentan es que además de trabajar fuera, en muchos casos se sigue teniendo la mayor responsabilidad del cuidado familiar y del hogar.

Es decir, muchas mujeres trabajan fuera de casa y además se encargan del 80% de las tareas domésticas, lo que equivale a una gran sobrecarga.

Debo decir que esto va cambiando poco a poco, pero todavía queda un largo camino por recorrer.

Otra idea, a mi modo de ver errónea, que está bastante arraigada e influye en el estrés de muchas mujeres es:

  • Si la casa está sucia es responsabilidad de la mujer.

Si en casa conviven varias personas, ¿por qué sólo una habría de encargarse de mantenerla limpia?

Aunque no queramos reconocerlo, todavía, a día de hoy, muchas personas cuando llegan a casa de alguien y hay algo sucio o desordenado, responsabiliza a la mujer, aunque sea de forma inconsciente.

Y todo ello, a pesar de que no sea la única que vive allí.

De hecho, es frecuente escuchar que si un hombre lleva la ropa sin planchar es porque es soltero.

De lo contrario, muchos asumen que su mujer no le hubiera permitido salir así, que tendría su camisa limpia y bien planchada.

Es decir, en muchas ocasiones las mujeres se encargan de su pareja como si fuese su hijo.

Esto, a la larga, no sólo termina dañando la relación sino que ayuda a sobrecargar una vez más a la mujer de tareas, lo que favorece su estrés.

Sin embargo, como dice Jennifer López en su canción: “Ain´t your mama”. Es decir, no soy tu madre.

  • Por otro lado, otro estereotipo más dice que la mujer debe ser la anfitriona perfecta.

Algunas personas creen que no importa quién invite a cenar a unos amigos, ni siquiera si le caen bien o no, prácticamente el 90% de las veces será ella quien les atienda, cocine para ellos, les ofrezca asiento, bebida…

Es decir, se asume que el éxito del encuentro dependerá en gran parte de las habilidades de la mujer para sentar a los invitados correctamente, elegir menú, mantener la instancia en condiciones agradables…

Suena duro decirlo, pero de esto tampoco nos dijeron nada a la hora de liberar profesionalmente a la mujer y de hecho, no tiene por qué ser así.

Sin embargo, todavía es algo bastante arraigado en la sociedad.

  • La crianza de los hijos recae sobre la madre

De igual modo, todavía se mantiene la idea extendida de que, si se tienen hijos, la mujer se encargará de ellos.

Es decir, su educación, cuidado, el atenderles en mitad de la noche cuando lloran, preocuparse por su alimentación, sus valores…será responsabilidad de la madre.

A mi modo de ver, esto es injusto para los tres.

Por un lado, sobrecarga a la madre, por otro, discrimina al padre y , por un tercer motivo, hace que el hijo no pueda disfrutar ni crear lazos con sus padres por igual .

Algunas mujeres en consulta se quejan de que son ellas las que alientan a sus hijos a seguir adelante, las que descubren sus alergias, las que les cantan y se desvelan por las noches…mientras que las chuches, los caprichos y las novedades las dan los padres.

Ante esta situación, sienten astío, agotamiento, e incluso cierta envidia de sentirse como el poli malo con demasiada frecuencia.

La maternidad y la paternidad es algo precioso y la implicación en la crianza de los dos padres será beneficioso para todos.

Creo que se está avanzando en esta dirección pero queda muchísimo por hacer.

  • Otro estereotipo más: la mujer debe cumplir unos cánones estéticos bastante exigentes y debe estar siempre guapa.

La publicidad y la sociedad en general nos minan la confianza con ideas como esta.

Estas ideas nos llegan a través de miles de anuncios sobre estética, nos bombardean con demandas sociales con cremas antiarrugas, reductoras, operaciones…

Y es que, una idea estresante que comparten muchas mujeres es: “si no estás de punta en blanco estás a expensas de las críticas de los demás”.

Pero por si la sociadad por sí sóla no presionara bastante, las exigencias de algunas parejas pueden ser debastadoras.

Me decía una clienta:

-“Mi pareja me pide que esté siempre impoluta a pesar de que el bebé no pare de devolverme encima porque sus cólicos”.

¿Realmente tiene que ser esto así? Yo creo que no, sin embargo es una realidad que sufren muchas mujeres.

¿Todavía te preguntas por qué se estresan las mujeres?

La mujer se estresa porque…

  • No tiene tiempo para sí misma.
  • Apenas encuentra colaboración por parte de su pareja.
  • Teme las represalias del trabajo si tiene que pedir un día libre para ir al médico.
  • Nota que su pareja no la atiende igual que antes.
  • Ve como sus padres enferman y siente por el peso social que es su obligación cuidar de ellos.
  • Siente que sus hijos crecen y lamenta no poder dedicarles más tiempo.
  • Ve como pasa su vida y no tiene un momento para reflexionar si está haciendo lo que realmente quiere hacer…

Por todo esto, no es fácil ser una mujer del siglo XXI.

Ahora bien, entre todos podemos ir cambiando esta realidad.

Es importante aceptar que no es necesario cumplir con todos los clichés que se nos imponen, y por ello,es muy valioso el colaborar para que las mujeres que tenemos cerca no se sientan presionadas por ellos.

Si necesitas ayuda para descubrir esta ventana de aire fresco no dudes en contactarme, puedo ayudarte a encontrarla.

¿A qué estás esperando para hacer que tu día cuente también para ti? Comienza a disfrutar tu vida HOY, no lo demores.

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor, psicología y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”