google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Cómo rejuvenecer desde el interior

Rejuvenecer es posible. 8 Tips para sentirse vivo.

Autora: Ana M. Hidalgo

Muchos sueñan con rejuvenecer, detener el tiempo, o ganarle tiempo al tiempo, como si eso fuese posible o necesario.

Algunos, confiados, creen que el tiempo por sí solo curará sus heridas, dejan sus decisiones para después y creen que así conseguirán aquello que anhelan, pero la vida no funciona así.

El tiempo no se detiene, es más, morimos un poco cada día, tanto si actuamos y tomamos acción como si no. 

No pretendo ser negativa, ni catastrofista, ni nada similar, sólo quiero que desde ya tomes consciencia de que el tiempo no es infinito, para que seas responsables con el tuyo, aprendiendo a emplearlo en aquello que te ayuda a ser felices  y no te quedes petrificado, sin actuar, por aquello que te asusta.

Lo importante no son los años que vivimos, sino cómo los vivimos.

Es fácil encontrar niños riéndose a carcajadas, divirtiéndose, exprimiendo las experiencias que les ofrece la vida. Sin embargo, con el paso de los años tendemos a perder la ilusión, dejamos de reír con tanta frecuencia, olvidamos lo efímero de nuestra realidad y nos aferramos a nuestros hábitos, a lo que conocemos, sin cuestionarnos si estamos donde realmente queremos estar o si nos hemos convertido en quien deseábamos ser desde niños.

Es obvio que no es posible volver al pasado, pero podemos rejuvenecer interiormente, podemos empezar desde ahora a cambiar nuestro presente y lograr el final deseado, a disfrutar de nuestro camino sin resignación, y para ello te muestro 8 tips esenciales para sentirse vivo:

1. Toma consciencia del momento presente en el que te encuentras.

Los estudios muestran que somos más felices cuando nuestros pensamientos concuerdan con la acción que estamos realizando en cada momento.

Por ejemplo, si por fin has sacado tiempo para jugar con tu hijo, apagar el móvil y la tele y disfrutar el momento, lo convertirá en un momento de valor incalculable.

2. Encuentra la belleza de las pequeñas cosas que te rodean.

Mira con los ojos de un niño cada detalle y encuentra la sutil belleza de los objetos que te rodean (aprecia su color, su movimiento, su forma, la luz que lo baña, su textura, su olor…).

Nuestro día a día está lleno de belleza que pasa desapercibida, decídete a encontrarla.

3. Elige con quién quieres relacionarte.

Diversos estudios han señalado que se tiende a experimentar mayor felicidad, cuando se está con gente a la que se quiere que cuando se está en soledad.

Rodéate de personas positivas, emprendedoras, buenas, valientes, creativas…

Dicen que nuestra forma de ver el mundo es un promedio de las 5-6 personas con las que más nos relacionamos, por ello, relaciónate de las personas a las que quieres y por aquellas que te sientes querido, el amor se verá reflejado en tu vida.

4. Revisa tus hábitos.

No todos nuestros hábitos son buenos.

Plantéate qué tres hábitos te perjudican y renuévalos por otros tres que sí sumen a tu felicidad.

Si hoy fuese tu último día, ¿qué cosas te gustaría haber hecho? No las demores, haz que tu tiempo cuente cada día incorporando hábitos positivos.

5. Cuida tu cuerpo.

Practicar ejercicio o comer bien son elementos clave que te ayudarán a tonificar tu cuerpo y te aportarán energía, pero además te ayudarán a mantener la mente abierta y despejada ayudando a sanar tu cuerpo desde el interior.

6. Selecciona la información que recibes.

A diario recibimos información devastadora: guerras, fraudes, hambre… Pensamos que es la cruda realidad, pero sólo es un fragmento.

Los medios de comunicación olvidan la parte bella y amable de la realidad, pues opinan que no vende titulares.

Establece tu propio filtro y cuestiónate qué tipo de información y pensamientos quieres que te acompañen a lo largo del día pues guiarán tus emociones y las acciones que tomarás cada día.

7. Nunca dejes de aprender.

Descubre a diario cosas nuevas: lee, inscríbete en algún curso o taller, comparte opiniones con otras personas…esto facilitará la plasticidad de tus neuronas de la que tanto nos habla Punset, te hará mantener activa la mente y te permitirá crecer y rejuvenecer interiormente.

8. Responsabilízate de tu forma de ver el mundo.

No puedes cambiar lo que sucede, pero sí tu actitud. El cómo te enfrentas a las situaciones marcará la diferencia.

Recuerda que todas las experiencias (tanto positivas como negativas), guardan un aprendizaje y por tanto, tienen algo valioso que aportarnos.

Busca lo positivo y acabarás encontrando lo positivo.

La juventud ante la vida no la da la escasez de años, sino la actitud que se siente ante ella.

No se trata de lo que pasa a nuestro alrededor, sino dentro de nosotros.

Si quieres rejuvenecer, canta, salta, ríe, sueña, atrévete a probar cosas nuevas, sé impulsivo … y, en definitiva, siéntete vivo.

Pararecibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

Ana M. Hidalgo, soy psicóloga y ayudo a personas como tú a superar situaciones difíciles y salir fortalecido de ellas.

Para mejorar tu vida y aprender a disfrutar más, descárgate mi ebook gratuito Pon rumbo al cambio.

Compártelo con tus amigos