google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

¿Eres una persona conflictiva?

¿Peleas más de lo que te gustaría? Quizás seas conflictivo.

Autora: Ana M. Hidalgo

Averigua si eres una persona conflictiva y ponle remedio.

Fíjate, todos decimos que deseamos una vida tranquila, sin conflictos, pero lo cierto es que muchas veces somos nosotros mismos los que los generamos consciente o inconscientemente.

Los conflictos surgen ante una confrontación de tendencias u opiniones que son contradictorias, y estas divergencias pueden venir tanto del exterior (conflictos interpersonales), como de nuestro propio interior (conflictos personales).

Ten en cuenta que los conflictos son inevitables.

Todas las personas tienen puntos de vista diferentes sobre alguna temática, pues no existen dos personas idénticas.

Sin embargo, esto puede ser de gran utilidad dado que nos abre la mente a nuevas realidades.

Ahora bien, no es nada ventajoso el tener una personalidad conflictiva.

El ser alguien que siempre está dispuesto a tener disputas con los demás y a no dar su brazo a torcer, puede acarrear graves problemas a la hora de relacionarnos e incluso nos puede meter en más de una situación perjudicial para nuestra salud, y no hablo sólo de peleas físicas, sino que los conflictos también pueden generar angustia e incluso trastornos físicos y psicológicos.

¿Cómo puedes saber si eres de los que buscas conflictos?

Si eres una persona conflictiva notarás sencillamente que estás en desacuerdo con otros o contigo mismo en más situaciones de las que te gustaría.

Como suele decirse: “dos no discuten si uno no quiere”.

Por lo tanto, si te ves envuelto en disputas con frecuencia puede ser un signo claro de tu personalidad conflictiva.

No obstante, aquí te dejo algunas cuestiones que te darán las características de las personas conflictivas:

  • ¿Eres una persona muy competitiva?

Cuidado, el querer ganar siempre y la competitividad excesiva pueden ser síntomas de una persona conflictiva.

  • ¿Tienes alta vulnerabilidad a la frustración?

Todos conocemos a alguien que se pone insoportable si no gana, se enfada, tira el tablero o acusa a los demás de hacer trampas.

La inseguridad y alta vulnerabilidad a la frustración son características en las personas conflictivas.

  • ¿Tiendes al pensamiento dicotómico del tipo todo es blanco o negro; está bien o mal; implica todo o nada…?

La falta de flexibilidad mental o apertura de mente también suele acarrear incomprensión hacia los demás y hacia uno mismo, haciendo a la persona a entrar en conflictos con frecuencia.

  • ¿Te gusta escaquearte de las tareas?

Las persona poco cooperativas reflejan poca valoración hacia el trabajo de otros, incluso el menosprecio de los demás ante su superioridad.

Cuidado con esto, este tipo de característica te generará muchos conflictos.

  • ¿Qué tal llevas el tema de las responsabilidades?

La incapacidad para aceptar responsabilidades o en el otro extremo, para delegarlas, por querer asumir  el pleno control de todo, son también indicadores de personalidad conflictiva.

  • ¿Eres autoritario y te cuesta seguir las normas?

Estas dos cualidades también van de la mano en personas conflictivas.

 

Todos nos vemos envueltos en conflictos alguna vez, pero si te sientes identificado con estas características, y te ves envuelto en disputas con demasiada facilidad, quizás sí seas una persona conflictiva.

Ten en cuenta que los conflictos se producen, por lo general, por tratar de interpretar la realidad de una forma un tanto rígida o sin tener en consideración los distintos factores que la rodean, y por tanto, en muchas ocasiones pueden evitarse siguiendo algunas estrategias básicas.

Si estás dispuesto a cambiar esta situación, y dejar de ser una persona conflictiva, pide ayuda a un profesional.

La restructuración cognitiva es una técnica psicológica muy eficaz que te ayudará a ampliar tu punto de vista.

De igual modo, el entrenamiento en habilidades sociales y el fomento de la inteligencia emocional te permitirán aprender a manejar estas situaciones que te generan angustia y conflictos.

De esta forma, pronto te sentirás más tranquilo y facilitarás las relaciones con aquellos que te rodean.

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

Ana M. Hidalgo, psicóloga magister en intervención en la ansiedad y el estrés.

Te ayudo a superar situaciones difíciles y salir fortalecido de ellas.

Si crees que necesitas mejorar algunos aspectos de tu vida y disfrutar más de aquello que te sucede, suscríbete a mi boletín gratuito.