google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

¿Por qué se enfrían las relaciones de pareja?

5 signos de desgaste a los que debes prestar atención.

Autora: Ana M. Hidalgo

Las relaciones de pareja se enfrían y se desgastan poco a poco, de forma silenciosa en muchos casos.

También las pequeñas rutinas que se instauran en nuestras vidas crean un gran abismo entre las personas, no sólo en las relaciones de pareja, sino en cualquier tipo de relación, de este modo, vamos perdiendo por el camino: amigos, familiares, grandes amores, compañeros…

En demasiadas ocasiones decimos: “tengo que llamar un día de estos” pero al final no lo hacemos, y acabamos esperando a que la otra persona haga la llamada que nosotros mismos no hacemos y es que posponemos las acciones importantes pensando que la ocasión estará ahí siempre, esperándonos, pero el tiempo pasa y las relaciones acaban enfriándose.

Hoy voy a centrarme en las relaciones de pareja, aunque algunos de los motivos de enfriamiento que aquí te presento, podrían extrapolarse a otros tipos de relaciones.

5 Signos de desgaste en las relaciones de pareja:

Permanece alerta y ponle remedio antes de que la indiferencia llegue a vuestra relación.

  1. Falta de comunicación.

Con frecuencia la falta de comunicación es la gran generadora de problemas dentro de una relación, pero…

¿Por qué nos cuesta hablar con nuestra pareja?

  • Tendemos a agradar, enmascarando nuestra opinión real: “claro cariño, como tú digas…”
  • Nos cuesta elegir el momento apropiado: “no encontré el momento oportuno para decírtelo”.
  • Tememos las represalias, consecuencias, o ser juzgado: “te lo hubiera dicho antes, pero no quería que te enfadaras”.
  • Nos falta hábito o habilidad: “no se me dan bien las palabras”.
  • Tendemos al secretismo: “me gusta tener intimidad y no creo que tengas que saber ese tipo de cosas”.
  • Imaginamos que la pareja nos conoce bien y lee nuestros pensamientos: “tú siempre sabes lo que pienso con sólo mirarme”

2. Falta de actividades en común.

Las apretadas agendas suele ser uno de los principales motivos para que una relación de pareja se enfríe.

Cuando se trata de una relación estable con varios años juntos a sus espaldas, existe una tendencia a priorizar el trabajo o los hijos antes que la relación de pareja, por lo que cada vez queda menos tiempo para crear buenos momentos en común y fortalecer el lazo.

Como dice el refrán: “el roce hace el cariño” y necesitamos tiempo para re-descubrir a la persona con la que vivimos pues, nos guste o no, todos evolucionamos y cambiamos con cada experiencia que sucede en nuestra vida y, como el cambio suele ser sutil, si te demoras  mucho en ver qué sucede en la vida de tu pareja, llegará un momento en que desconozcas el proceso de transformación que está experimentando o que ya ha experimentado y vivas con alguien desconocido para ti.

3. En el lado opuesto están “las parejas superglue” que hacen todo juntos.

En estos casos la relación se enfría por la falta de aire y espacio entre sus componentes.

Ninguno tiene la oportunidad de sorprender al otro, la vida se hace rutinaria, dependiente y asfixiante rápidamente.

4. Disminución del deseo y las relaciones sexuales.

La sobrecarga de tareas que lleva nuestro día a día hace que el agotamiento pase factura en nuestras relaciones sexuales, haciéndolas cada vez menos frecuente y menos placenteras.

Puedes encontrar más información de este apartado en el artículo que escribí hace tiempo sobre el deseo sexual inhibido.

5. Monotonía o pérdida de interés.

No es necesario que tu relación de pareja sea como una montaña rusa, pero sí necesita romper con la monotonía de vez en cuando, desde salir a conocer sitios nuevos, hasta probar nuevas posturas y lugares en vuestras relaciones sexuales o por qué no, tener un detalle especial con un pequeño obsequio un día cualquiera, ¿por qué esperar a un aniversario o cumpleaños para preparar una cena romántica, un viaje o una fiesta?

Si reconoces que tu relación está atravesando por una de estas 5 situaciones, ponte en marcha.

  • Dialoga con tu pareja más a menudo y muestra tus preocupaciones por esta situación.
  • Sorpréndela y déjala sorprenderte.
  • Revive los mejores momentos de vuestro noviazgo.
  • Prioriza vuestra relación con más frecuencia y,
  • Si necesitáis ayuda, consulta con un profesional.

Cada vez más parejas asisten a una terapia de pareja hoy en día.

Visita el apartado demi pareja no quiere asistir a terapia en la web para más información.

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Para recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog”.