google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Son buenos los juguetes eróticos o no

Motivos por los que los juguetes eróticos pueden ayudarte

Autora: Ana Hidalgo

¿Son buenos los juguetes eróticos?, ¿en qué podrían ayudarte?

Como quizás ya sepas, el concepto de sexualidad que tenemos viene marcado por nuestra cultura, religión, experiencias vividas…

Y, aunque es una parte importante de nuestra vida, todavía existen muchos tabúes al respecto.

De hecho, esto repercute sin duda en nuestras relaciones de pareja, que se ven deterioradas con el paso del tiempo.

En consulta me encuentro muchas personas que no se atreven a hablar de sexualidad con su pareja.

Por un lado, hay quienes no hablan sobre lo que les gusta por miedo a ser juzgados/as por su pareja.

Por otro lado, otras personas ni tan siquiera saben lo que les gusta, pues desconocen su propio cuerpo.

De hecho, el plantear la posibilidad de comprar dildos u otros juguetes sexuales es para algunos algo totalmente tabú.

Sin embargo, la sexualidad forma parte de nosotros y, por supuesto, no tiene porqué vivirse como algo obsceno o sucio.

Para mostrar un poco de luz al respecto, hoy hablaremos precisamente de juguetes sexuales, pues, aunque quizás no lo sepas, tienen beneficios terapéuticos importantes.

¿Son buenos los juguetes eróticos o no?

Los llamados juguetes eróticos no son nada nuevo de nuestra sociedad, de hecho, existían ya en la antigua Grecia.

Tiene lógica: la necesidad sexual es algo que está en nuestro ADN y, aunque no es una necesidad básica como comer, dormir o cobijarnos, de ella depende nuestra supervivencia como especie.

Sin embargo, no siempre se le dedica la atención que merece. Es más, en algunas culturas se muestra como algo sucio de lo que no se debe hablar.

Así, sin darnos cuenta, algunas personas heredan esa “culpa cultural” al hablar de sexualidad, llevando al desconocimiento de las ventajas que puede tener para su salud.

Para que a ti no te pase eso, hoy te comparto algunas virtudes de los juguetes eróticos que quizás desconozcas. Quién sabe, quizás comiences a verlos como algo más cercano y menos tabú.

  1. Los juguetes eróticos pueden ayudarte a mejorar el conocimiento de tu anatomía

Si recuerdas, cuando eras pequeño explorabas tu cuerpo con libertad. Comprobabas qué podías meter en tu boca, tus fosas nasales, tus orejas… Sin embargo, en muchas ocasiones cuando se trataba de tu parte genital saltaban las alarmas. ¡¡Eso no se toca!!, ¡¡eso no se hace!!

Es probable que tú seas una de esas muchas personas que no se ha atrevido a explorar su cuerpo en profundidad y, aunque quizás te masturbes, quizás no hayas explorado tu cuerpo con detenimiento.

Los juguetes sexuales pueden ayudarte a conocer tu anatomía y descubrir qué te gusta y qué no.

Es más, te ayudarán a encontrar tus zonas más sensibles y placenteras, lo que sin duda te ayudará a mejorar tus experiencias sexuales (ya sean en solitario o en compañía).

También, te permitirán entender mejor tu anatomía, saber la textura o el color habitual que tu cuerpo toma bajo momentos de relajación o excitación.

  1. Si te cuesta llegar al orgasmo, el uso de juguetes eróticos te ayudará a lograrlo

Los orgasmos en sí mismos tienen grandes beneficios para ti y tu cuerpo.

Por ejemplo, mejorarán tu sistema inmunológico, tu resistencia cardiaca, paliar algunos dolores, e incluso, quemar algunas calorías.

Dados sus beneficios, el favorecer los orgasmos te permitirá disfrutar estas ventajas más fácilmente.

Por ejemplo, el empleo de estimulador de pezones puede aumentar la excitación y favorecer el orgasmo.

  1. Te ayudan a reactivar el juego y el deseo sexual.

Ya hablé en otro artículo sobre la importancia del juego para romper con la monotonía en pareja.

La gran variedad de artículos destinados al juego sexual sin duda te ayudará a reactivar tu relación. Puedes encontrarlo fácilmente en cualquier sexshop, pero si eres de los que todavía les da un poco de corte acudir a la tienda, puedes echarles un vistazo a las páginas web especializadas como sexydream.es

Tanto si te animas a probarlos como si no, siempre puede ser una experiencia curiosa para compartir con tu pareja, que os dará pie a ir erotizándoos al pensar sobre el tema.

De esta forma, os será más fácil volver a conectar con esos primeros momentos de “misterio sexual” que había al inicio de la relación.

  1. Pueden emplearse para el tratamiento de problemas sexuales

La falta de deseo, como dolencias como el vaginismo, la anorgasmia o la eyaculación precoz, entre otros, son algunos de los motivos de consulta más comunes en terapia de pareja

El empleo de dilatadores vaginales, dildos o vibradores, entre otros juguetes, pueden ayudar junto con la guía de un profesional, al tratamiento de anorgasmia y el vaginismo.

De igual modo, en el caso de dolencias masculinas, son buenos los juguetes eróticos para el tratamiento de algunas dolencias. Por ejemplo, las vaginas plásticas pueden emplearse para el tratamiento de la eyaculación precoz y los anillos vibradores pueden ayudar a mantener la erección por más tiempo.

  1. Pueden ayudar a mejorar la incontinencia urinaria

Un problema común en mujeres con cierta edad, o que han tenido varios partos, es la incontinencia urinaria.

En estos casos son buenos los juguetes eróticos destinados a mejorar el suelo pélvico.

De hecho, las bolas chinas, por ejemplo, pueden ayudar a mejorar la elasticidad vaginal, mejorar el suelo pélvico y prevenir la incontinencia urinaria.

Esto, además, puede repercutir positivamente en la persona ayudándola a recuperar su seguridad e incluso, autoestima.

Algunas precauciones que debes tener en cuenta:

Antes de lanzarte a comprar juguetes sexuales, piensa en qué tipo de experiencia quieres conseguir con ellos.

Ten en cuenta sus distintas características como finalidad, tamaño, tipo de recarga o composición.

Opta por productos hipoalergénicos o libres de químicos.

Recuerda que es importante lavarlos y guardarlos bien después de cada uso.

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”