google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Medicina para la autoestima

Un ejercicio sencillo para mejorar tu autoestima

Autora: Ana Hidalgo

¿Eres de los que crees que existe un fármaco o medicina para la autoestima?

Lo cierto es que lo hay, pero no lo encontrarás en ninguna farmacia.

Hoy en día muchas personas creen que para vivir bien o ser felices tienen que sentirse bien en cada momento. Sin embargo, como nos enseñó Disney en su película Del Revés, a veces hay que sentirse mal para estar bien.

Es una pena que la sociedad y la industria farmacológica nos hayan hecho creer que lo ideal es sentirse siempre bien y, si no lo consigues, optar por una medicación que lo logre “mágicamente”, sin hacer cambios o acudir a terapia. Es decir, esconder los síntomas sin solucionarlos.

Sin embargo, este tipo de fármacos tienen muchos efectos secundarios, algunos de gran gravedad, como generar ideas suicidas. Es por eso que no deberían tomarse a la ligera y, menos aún sin prescripción médica.

Pese a ello, no son pocas las personas que consumen ansiolíticos o antidepresivos sin tener en cuenta estas advertencias.

Entonces, ¿por qué te propongo una medicina para la autoestima?

Sencillo, porque como verás, no hablo de una medicina convencional.

Dentro de la psicología, la Terapia Centrada en Soluciones (TCS) propone un ejercicio bastante útil para personas con autoestima baja.

Es la técnica denominada “bote medicinal”.

Esta técnica sirve para hacer visibles los recursos, organizarlos y hacerlos más accesibles.

Antes de utilizarla te recomiendo que te hagas un pequeño diagnóstico previo.

Sincérate contigo mismo y lista todos aquellos aspectos que crees que fallan en tu autoestima en alguna ocasión.

Por ejemplo:

  • Me creo menos que otros y me dejo influenciar mucho por las opiniones.
  • Siento que no soy capaz de emprender nuevos retos.
  • A pesar de tener amigos me siento solo
  • No me gusta mi cuerpo…

Tener claro estos aspectos te ayudará a saber qué categorías o facetas de tu autoestima cuidar más.

A continuación, puedes pensar qué pequeña acción podrías tomar para solucionar cada uno de los aspectos enumerados anteriormente.

Es importante que te centres en los recursos de los que ya disposines para solucionar estos aspectos.

Por ejemplo, si siento que no me gusta mi cuerpo, quizás pueda centrar mi atención en aquello que sí me gusta del mismo o de mi persona.

Una vez realizado este ejercicio previo, estás preparado para fabricar tu propia medicina para la autoestima.

A continuación, te muestro los pasos a dar.

Cómo fabricar una medicina para la autoestima.

Un paso muy importante en terapia es aceptar que hay que emprender acción para que las cosas cambien.

Es por eso que vas a empezar a implicarte de una forma muy sencilla: escogiendo tu medicina para la autoestima.

De este modo, iremos avanzando poco a poco hasta crear la medicina que más se ajusta a ti. Veamos los pasos a seguir:

Elige el tipo de “pastillas”

caramelos para la autoestima

Seguro que has oído hablar del efecto placebo en más de una ocasión, así que vamos a darle forma.

Puedes elegir caramelos mentolados, chocolates, infusiones, o cualquier otro formato que a ti te guste y pueda ayudarte.

Personalmente me gustan los “caramelos de burra”. Son esas pastillas de caramelo de distintos colores que tomábamos de niños.

Me gustan porque puedes aplicar cada color para una función diferente.

Ahora bien, tú puedes escoger el formato que mejor se adapte a tus preferencias.

Prepara y decora un bote o caja en el que alojar tu medicina para la autoestima.

Para potenciar el efecto placebo visual, prepara la caja, bote o pastillero de tu medicina para la autoestima.

Ten en cuenta que cada pastilla será un recurso concreto, distinto al resto.

Las distintas categorías que realizaste en el ejercicio previo te servirán de guía.

Así puedes clasificar por colores los distintos aspectos de tu autoestima a curar con esa medicina concreta.

De esta forma, cada pastilla de color representará un aspecto distinto, por eso también, puedes anotarlo en la propia caja.

Por ejemplo, una azul cuando crees que nadie te quiere, la roja cuando no te sientes válido…

Organiza tu caja medicinal de acuerdo a tus distintas categorías, dejando hueco suficiente para cada una.

Prepara el prospecto para cada pastilla

Como toda medicación, tu medicina para la autoestima debe ir acompañada de su correspondiente prospecto. En él se debe indicar para que está prescrito, cómo debe ser utilizado…

Este es quizás el paso más importante dado que cada categoría requerirá de un tipo de acción concreta distinta. Ten en cuenta que no basta con tomar “la pastilla”, hay que tomar acción.

Por ejemplo, una acción puede ser llamar a un amigo, otra escuchar una canción que te de vidilla, otra pensar sobre aquello que se te da bien…

Por eso, recuerda que cada categoría de tu autoestima tendrá que venir reflejada en el prospecto.

Así, por ejemplo, cuando crees que no vales para nada, y debes tomar la pastilla roja, debes saber que antes para tomarla debes revisar tu lista de logros personales (esta lista tendrás que prepararla con anterioridad y conservarla).

Es por eso que deberás crear tantas modalidades en tu prospecto como categorías.

Ten en cuenta también que al escribir las acciones en un prospecto ya es un proceso terapéutico en sí mismo.

De hecho, es en realidad una declaración de intenciones, un cambio de actitud muy importante. Por eso, te animo a hacerlo con detalle.

Para que te resulte más fácil su elaboración, te comparto un ejemplo:

EJEMPLO DE PROSPECTO:

  • Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a tomar el medicamento.
  • Conserve este prospecto. Puede tener que volver a leerlo.
  • Si tiene alguna duda consulte a su especialista.

Recuerde: este medicamente se le ha recetado a Vd. Personalmente y no debe compartirlo con otras personas aun cuando sus síntomas sean los mismos dado que puede perjudicarles.

NOMBRE:

Autoestimator

FABRICANTE:

Mi Mejor Versión

PRESENTACIÓN:

Este medicamento se presenta en pastillas de distintos colores cuya finalidad y uso serán expuestas a continuación.

COMPOSICIÓN:

Autoconocimiento, autoconcepto, autoaceptación, autorespeto, autoconfianza.

QUÉ ES AUTOESTIMATOR Y PARA QUÉ SE UTILIZA:

Autoestimator son comprimidos de caramelos de colores empleados para desarrollar cada uno de los componentes de la autoestima. Está indicado en el tratamiento casero de la autoestima si bien tiene un mayor efecto al ser combinado con una psicoterapia personal.

ANTES DE TOMAR AUTOESTIMATOR:
  • Autoestimator no logrará por sí solo la mejora de su autoestima, sino que debe ser acompañado de los ejercicios potenciadores que se indican, así como de una terapia apropiada para lograr un mayor efecto y durabilidad.
  • Si Vd. Lleva padeciendo de una autoestima baja durante un largo periodo de tiempo se aconseja acudir a un especialista.
  • En ocasiones la baja autoestima puede acarrear problemas graves como la depresión, por lo que se aconseja consultar con un especialista.
PROPIEDADES DE AUTOESTIMATOR:

Fomenta el ver el lado positivo de la vida, el espíritu de superación, facilita el buen humor y las relaciones, favorece el disfrute, el asumir pequeños retos…

INDICACIONES:

Autoestimator es un medicamento indicado para aquellas personas que quieren comenzar a sentirse mejor consigo mismas y aceptan el reto de trabajar para ello. Está especialmente indicado para momentos en los que se necesita reaccionar ante la realidad y valorarse a uno mismo tal cual es.

CÓMO TOMAR AUTOESTIMATOR:

Siga estas instrucciones salvo que su especialista le haya indicado lo contrario.

Se recomienda utilizar Autoestimator ante los primeros síntomas de bajón emocional.

Se debe administrar con cariño y determinación pese a que en ocasiones conlleve un esfuerzo seguir las indicaciones.

Siempre que sea posible se acompañará de música motivadora y positiva.

Es muy importante seguir con cuidado su forma de administración pues, de lo contrario, no tendrá el mismo efecto.

Tome el caramelo correspondiente y siga las instrucciones del color de su categoría según se indica:

AZUL: Indicada para cuando sientes que nadie te quiere. Modo de aplicación:

  • Visita a un amigo o familiar y charla amigablemente con él.
  • Lista todos aquellos pequeños detalles que otros han realizado por ti y que han tenido una muestra de cariño/aprecio hacia tu persona.
  • Lee aquella carta que te escribió alguien querido.

ROJA: Indicada para cuando sientes que no vales para nada. Modo de aplicación.

  • Revisa tu lista de logros y cualidades positivas.
  • Anota todos aquellos piropos o palabras que has recibido en los últimos tiempos.

AMARILLO: …

INTERACCIONES:

En caso de estar en tratamiento psicológico consulte a su especialista para una mayor coordinación de esfuerzos.

Siempre que sea posible combinar con una buena dosis de humor, sonrisas y cariño.

CADUCIDAD:

La fecha de caducidad de este medicamento viene marcada por el propio consumidor. Recuerde revisar las actividades antes de su uso y adecuarlas a sus circunstancias actuales en cada momento.

Recuerda, lo importante es que esta medicina para la autoestima esté hecha por ti y para ti, usando tus palabras y especificaciones concretas.

Finalmente, coloca tu medicina en el botiquín.

Dado que acabas de crear tu propia medicina para la autoestima, lo lógico es que la guardes en el botiquín de casa, junto con el resto de tus medicamentos.

Recuerda colocarla en un lugar accesible para ti para poder usarla siempre que la necesites.

A considerar:

Ten en cuenta que esta es sólo una de las muchas herramientas que puedes emplear para mejorar tu autoestima. Sin embargo, existen muchas más.

En terapia podrás ir descubriendo aquellas que mejor se ajusten a tu situación y personalidad.

Recuerda que tu bienestar no es un juego. Si lo ves necesario, solicita la ayuda de un especialista de la psicología.


Si te ha gustado el contenido, puedes hacérmelo saber en los comentarios que aparecen más a bajo, o también puedes invitarme a un café 😉 y contribuir al mantenimiento de este blog con tu donativo.

Pincha en la tacita para hacer tu donativo.






Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”