google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Cómo agradecer en tiempos de crisis

Autora: Ana Hidalgo

Cuando era niña, siempre me ensañaron que había que dar las gracias y ser agradecida, pero ¿se puede ser agradecido en tiempos de crisis?

Agradecer un regalo o un favor que recibimos de otro puede resultar más o menos sencillo. Sin embargo, cuando el panorama que tenemos delante parece desolador, a veces olvidamos ver lo que sí tenemos y dar las gracias por ello.

¿Por qué es importante ser agradecido en tiempos de crisis?

Ser agradecidos es una virtud en cualquier momento de la vida. Ahora bien, resalto el hacerlo en tiempo de crisis pues es en realidad cuando más lo necesitamos.

Veamos algunos de sus beneficios.

Por un lado, varios estudios han mostrado cómo ser agradecido hace que veamos con mayor facilidad el vaso medio lleno. Es decir, nos permite fortalecer nuestro positivismo.

Es por eso que también mejora nuestra vivencia de la situación que atravesamos y nos proporciona bienestar.

De hecho, se ha señalado que las personas agradecidas gozan de mayor autoestima, duermen mejor y se sienten más saludables.

Lo curioso, es que ser agradecido en tiempos de crisis no sólo nos beneficia a nosotros mismos.

Otro de sus beneficios es que, además, favorece el bienestar de los que tenemos cerca. Más aún si son ellos quienes reciben nuestro agradecimiento.

De hecho, ser agradecido ayuda a fortalecer relaciones con otras personas. A todos nos gusta que nos agradezcan nuestra labor y esfuerzos, nos ayuda a dar sentido a lo que hacemos.

Y es que, ser agradecido es ser cortés. Como dice el refrán: “es de bien nacidos el ser agradecidos”.

Sin embargo, pese a sus beneficios, no siempre lo hacemos, especialmente en momentos difíciles.

¿Por qué no siempre es fácil saber cómo agradecer en tiempos de crisis?

La dificultad de ser agradecido en tiempos de crisis reside, principalmente, en que ponemos nuestra atención en lo que falla.

Así, nos fijamos más en lo que nos falta que en sentirnos afortunados por lo que somos y tenemos.

Por ejemplo, hasta que no se va la luz en casa o cortan el agua no valoras estas comodidades.

Esto lo hacemos inconscientemente para analizar con más detalle las amenazas vividas a fin de evitarlas en el futuro.

Por ejemplo, recordamos que nos hemos quemado con la plancha para poder evitarlo más adelante.

Así, olvidamos agradecer que tenemos plancha y recordamos el dolor de la quemadura para ser más precavidos en el futuro.

Es decir, ser críticos o desagradecidos, puede resultarnos adaptativos,

Sin embargo, si sólo nos centramos en lo negativo, y extendemos esta crítica más allá de la supervivencia, este sentimiento puede llevarnos a sentirnos desdichados y frustrados. De hecho, a largo plazo, puede generar un gran malestar en nosotros.

Para evitarlo, es importante activar otra emoción muy potente: la gratitud. Ésta nos llevará a mejorar nuestro bienestar.

Ahora bien, ¿se puede ser agradecido en tiempos de crisis?

Puede que estés pensando ahora mismo:

– “Ana, ¿cómo hablar de ser afortunados con la que está cayendo en estos momentos? Eso es ingenuidad o falso positivismo”.

Antes que nada, aclarar que agradecer lo que uno tiene no es desatender la realidad en su conjunto. Tampoco es pensar que todo irá bien porque sí.

Ser agradecido nos permite poner el foco en lo que sí funciona para inspirarnos en estos recursos y seguir avanzando.

Como sabes, no puedes cambiar los hechos que ya han sucedido, pero puedes cambiar tu actitud ante ellos. Cuando haces esto, tu realidad cambia.

Por ejemplo, cuando veslas espeluznantes cifras de muertos por coronavirus tienes dos opciones: quedarte con ese dolor y permitir que te arrastre, o agradecer todos los casos de personas que se han recuperado hasta la fecha.

La situación es la misma, pero el modo de enfrentarme a ella es muy distinto.

Por eso, cada tarde salgo a la ventana a aplaudir a todos los que están haciendo que esto mejore.

Cómo agradecer en tiempos de crisis

En psicología conocemos distintas herramientas que nos ayudan a fortalecer nuestra gratitud. Entre ellas, personalmente me encanta el diario de gratitud.

El diario de gratitud

Este diario es una forma sencilla de hacer que los buenos momentos estén más accesibles para ti.

Se trata de anotar diariamente de 3 a 5 cosas por las que estás agradecido. A ser posible, tratando de que no se repitan los mismos motivos.

Si bien suele costar un poco al principio, cuanto más lo practicas más sencillo te va resultando. Al fin y al cabo, realizar tu diario de gratitud te enseñará a ver las pequeñas cosas de la vida.

Si además percibes que algunas de los motivos por los que estás agradecido se debe a la acción de alguien, te animo a agradecérselo.

Compartir nuestros motivos de gratitud nos ayuda a tener esta emoción más presente en nuestra vida.

De hecho, yo hoy quiero agradecerte tu apoyo y que estés aquí leyéndome. Me alegra mucho saber que te interesan o son útiles los contenidos que comparto contigo. Por eso, quiero decirte: Gracias, tú también me cuidas, incluso en tiempos de crisis.

Un abrazo muy muy grande. Ya sabes que me encantará leer tus comentarios en el blog.

Además, quizás también te interese este otro artículo: Carta para agradecer a mi padre

Ya sabes que me tienes a tu disposición. Puedes contactar conmigo en terapia@terapiaconana.com