google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

¿Crisis de los 40 o nueva oportunidad de vida?

Los años pasan y tu vida…empieza

Autora: Ana M. Hidalgo

La crisis de los 40 o crisis de la mediana edad hace referencia a la reflexión sobre nuestra vida que hacemos en este periodo de vida.

Así, revisamos si hemos cumplido o no nuestros objetivos, nuestras expectativas y podemos sentir prisa por cumplirlos.

¿En qué consiste la crisis de los 40?

Hacer un alto en el camino y reflexionar sobre lo ya recorrido es algo bastante habitual al llegar a la cuarentena de edad.

Al llegar a la mitad de nuestro trayecto de vida, y echar la vista atrás, con frecuencia descubrimos que hemos dejado sueños pendientes por cumplir.

Al darnos cuenta de ello, pueden entrarnos las prisas del cambio, como si fuese en este momento o nunca, y esto nos genera una gran inestabilidad emocional.

LLegaron las prisas…

Queremos viajar más, conocernos mejor, experimentar todo tipo de cosas, tener más sexo, aprender otros idiomas, pintar, conseguir un empleo mejor, tener un hijo… y todo lo queremos YA, AHORA MISMO.

El tener un punto de reflexión en nuestras vidas creo que es algo positivo para nosotros (al fin y al cabo, el término “crisis” significa oportunidad), pero esto no quiere decir que debamos romper con todo lo que hemos logrado hasta el momento, y menos aún hacerlo de forma imperiosa e impulsiva, mucho cuidado con esto.

Son muchas las personas que me han comentado que de repente un día, despiertan y ven que lo que están haciendo no les conduce a dónde quieren ir.

Por ello, muchos deciden hacer cambios en su vida sin meditar mucho sobre ello.

Se comportan de un modo diferente al habitual y comienzan los roces con su pareja.

… Y también los problemas de pareja

Estos cambios impulsivos producidos por la crisis de los 40 hace que la relación de pareja se deteriore.

No entemos que nos pasa o qué le pasa a nuestra pareja y la pareja, pero queremos cambios inmediatos.

La falta de comunicación sobre lo que estamos sintiendo puede hacer que la madeja se enrede más de la cuenta,  y la relación termine en crisis.

Por ello, no nos precipitemos, es necesario hablar de lo que nos está sucediendo, pues es algo normal y frecuente.

El tener esta sensación de vacío vital o estas ansias por lograr de forma rápida lo que no hemos alcanzado hasta ahora, es algo muy frecuente que no tiene por qué arrastrar nuestra vida en pareja.

Llegar a los 40 tiene sus lados positivos: por ejemplo, tiene algo genial: no hemos muerto por el camino ja ja ja ja, pero si encima nos da una oportunidad para redescubrirnos y retomar nuestros sueños es fantástico.

La crisis de los 40, ¿tiene algo bueno?

Por supuesto. Siempre estamos a tiempo de enmendar nuestra vida en la dirección que deseemos.

Que quieres aprender más sobre algo, perfecto, que nada te frene.

Por ejemplo, busca 3-4 hábitos que tengas ahora mismo y no te aporten nada, y sustitúyelos por un nuevo hábito que te acerque a aquello que te interesa.

Que te has quedado con la espinita de no haber tenido tanto sexo como querías, pues háblalo con tu pareja.

Aunque no lo creas, quizás esté en la misma situación que tú.

Te sorprendería saber la de personas que a esta edad acuerdan acudir a sitios de intercambios de parejas, hacer tríos o simplemente comienzan a experimentar nuevos lugares, nuevas posturas o nuevos “juguetes”.

Que lo que quieres es ser tu propio jefe…pues genial, infórmate sobre cómo crear un plan de empresa, define qué tipo de negocio quieres tener, márcate una fecha para iniciar tu proyecto, aprende cómo ponerlo en marcha…

Eso sí, no dejes fuera de tus inquietudes y proyectos a las personas que son importantes para ti.

Recuerda que, para arreglar una parte de tu vida, no deberías desarreglar otra.

¿Qué se puede hacer ante la crisis de los 40?

Para superar la crisis de los 40 la única cura eficaz es que sigas siendo tú mismo.

Escucha tu interior y reflexiona sobre los pasos que vas a dar.

Organízalos y ponlos en común con las personas a las que puede afectarles estos cambios.

Ten en cuenta que ningún gran logro se hace solo.

En alguna ocasión alguien dijo:

“Los milagros sólo empiezan a suceder cuando les das más energía a tus sueños que a tus miedos”.

Disfruta del cambio, del camino que conlleva, y asume la responsabilidad del mismo.

Cuando sientas que la crisis de los 40 te acecha… sonríe, es tu oportunidad para mejorar.

Y tú… ¿cómo vives tu crisis de los 40?

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor, psicología y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”

Compártelo con tus amigos