google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Juegos para divertirse en pareja

Cómo hacer más divertido el sexo con tu pareja

Autora: Ana Hidalgo

Los juegos no son solo cosas de niños. Hay juegos de adultos para divertirse en pareja que no deberías perderte.

En algunas ocasiones, los problemas de pareja surgen por la monotonía que se genera poco a poco.

Para evitarlo, es importante oxigenar la relación a todos los niveles, y comenzar de nuevo a divertirse en pareja.

Dado que queremos divertirnos, ¿por qué no comenzar haciendo más divertido algo que ya lo es de por sí?

Hoy te comparto 12 juegos que te enseñarán cómo hacer más divertido el sexo con tu pareja.

PARA CALENTAR MOTORES:

 

  1. El descuido: cuando estéis fuera de casa, confiesa a tu pareja un “accidental” descuido:

– “Cielo, hoy no llevo ropa interior”.

Podéis dejar volar la imaginación sobre qué podría suceder y poneros a 100.

Otra versión del juego consiste en intercambiar la ropa interior. Ponte sus slips o braguitas en lugar de tu ropa.

  1. Los desconocidos: queda con tu pareja y preséntate como alguien totalmente diferente a ti, fingiendo ser totales desconocidos.

Podéis vestir, hablar y moveros de diferente manera a la usual para meteros en el papel.

Una vez os hayáis seducido, id a algún hotel cercano o utilizar el coche para desfogaros.

Se trata de ser personas distintas por una noche, y sorprenderos con este juego de rol.

  1. El teléfono: realiza una llamada erótica a tu pareja.

Cuenta a tu pareja todo lo que quieres hacerla, o que te haga, lo que tú llevas puesto o cómo te tocas mientras piensas en estar juntos ese día.

  1. Bajo la mesa: aprovecha una salida a cenar fuera de casa para intercambiar caricias cada vez más picantes debajo de la mesa.

El morbo a ser o no descubiertos os ayudará a ir calentando motores.

  1. Te huelo: utiliza un aceite de esencias o una colonia que os agrade a los dos para poner pequeñas dosis en lugares claves de tu cuerpo.

El juego consiste en que tu pareja averigüe dónde te perfumaste al rozarte sensualmente mientras te huele.

Si falla en sus respuestas, deberá quitarse una prenda.

  1. El lienzo: todos llevamos un artista dentro y todos podemos servir para el arte.

Convierte el cuerpo de tu pareja en un lienzo y píntala cuidadosamente con distintos pinceles, y colores.

Explora cada rincón de su cuerpo, jugando con la ligereza o presión de cada pincelada, así como la rapidez o el tamaño, combinando pinceladas cortas y largas.

Además de pinturas corporales, existen lápices corporales comestibles, con los que podréis además escribir frases y palabras sobre el cuerpo de vuestra pareja que luego podréis comeros.

PARA ENTRAR EN MATERIA:

 

  1. La gallinita ciega: venda tus ojos y deja que tu pareja te guíe.

El estar sin un sentido potenciará el resto: podrás centrarte más en sentir sus caricias, oír sus palabras, sus gemidos…

  1. Las estatuas: en esta ocasión podrás ver, pero no moverte.

Podéis ataros o no, eso depende de vosotros. La cuestión es dejarse hacer teniendo en cuenta los límites y reglas que hayáis pactado previamente.

  1. Sin manos:  como dice el título tenéis que tratar de daros placer sin usar las manos.

Las manos no pueden tocar ni acariciar, pero sí el resto del cuerpo o utensilios que podréis sostener, por ejemplo, con la boca o los pies.

Este juego os ayudará a ser más creativos además de generar momentos muy divertidos.

  1. Los espejos: colocad espejos dentro de la habitación de tal forma que os podáis mirar mientras mantenéis relaciones sexuales.

No se trata de forrar el dormitorio de espejos, sino de tener varios que os permitan veros y sentiros más desinhibidos.

  1. Contrarreloj: coloca un temporizador o alarma a 15-20-30 minutos… lo que vosotros consideréis oportuno para realizar los preliminares.

La cuestión es, podéis tocaros, pero no puede haber penetración hasta que no suene la alarma.

Esto os ayudará a crear tensión sexual y a acostumbraros a dedicar tiempo los juegos previos.

  1. Que te como: sorprende a tu pareja introduciendo un ingrediente duce en vuestras relaciones.

Busca algo con lo que os podáis untar y después comeros mutuamente.

Podéis utilizar nata, sirope de sabores, miel… Probar diferentes sabores y texturas hasta dar con la que más os guste.

La nata, por ejemplo, es más fría, mientras que la miel es más pegajosa y supone mayor presión a la hora de lamer.

Importante, NO UTILICÉIS este tipo de alimentos internamente (ni uretra, ni ano, ni vagina) pues generarían infección.

¿ALGO MÁS?

A modo de bono, os animo a utilizar alguno de los juguetes que venden. Los hay para todos los gustos y bolsillos.

Yo os recomiendo para empezar uno de los más sencillos: los dados eróticos.

Es un juguete discreto, que podéis llevar a cualquier lado, y además es económico, y sin duda, ayuda a divertirse en pareja.

Existen muchas versiones y modelos, yo os dejo aquí el enlace a uno de los más clásicos para que le echéis un vistazo.

Estos son solo algunas de las muchas maneras con las que podéis ir incorporando la diversión en vuestra vida de pareja.

Recuerda que la monotonía no sólo hay que romperla en el sexo, sino también en el día a día sorprendiendo a nuestra pareja con pequeños detalles, probando actividades nuevas, sacando nuevos temas de conversación…hay que divertirse en pareja.

Para recibir mi ayuda profesional, recuerda que estoy a tu disposición en mi centro de psicología en Alcorcón y también a través de internet a través de la terapia online.

Estaré encantada de ayudarte. Pincha aquí para contactarme.

Sobre la autora:

Soy Ana Hidalgo, psicóloga especializada en ansiedad y estrés y problemas por desamor.

Desde hace más de una década ayudo a personas como tú a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si deseas mejorar algunos aspectos de tu vida y aprender a disfrutar más, suscríbete a mi boletín gratuito.