google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Cómo afecta tu imagen corporal a tu autoestima

Se desmontó la muñeca: cuando escondemos nuestra imagen corporal

Autora: Ana Hidalgo

¿Sabes cómo afecta tu imagen corporal a tu autoestima?, ¿eres de las personas que esconde su imagen?

Hace tiempo escuché a dos chicos hablar sobre el chasco que se había llevado uno de ellos con la chica con la que había ligado la noche anterior. Era algo así:

  • “Cuando llegamos a su casa pufff… se desmontó la muñeca. Primero se quitó el postizo del pelo, luego el relleno del escote y así comenzó su transformación: maquillaje, pestañas postizas, culotes con relleno… por un momento pensé que había entrado una persona distinta en la habitación”.

Escuchar esto me llevó a pensar en los motivos que a veces nos llevan a esconder parte de nuestra identidad.

Y es que, cuando nos desagrada nuestra imagen corporal, buscamos todo tipo de soluciones: desde postizos hasta cirugías.

Sin embargo, en muchos casos, lo que nos duele no es nuestro aspecto físico, sino algo más interno de nosotros.

Qué es la imagen corporal

De una forma sencilla, podemos decir que la imagen corporal es el concepto que cada uno tiene sobre su propio cuerpo.

Este concepto o imagen mental, está determinado por varios factores: pensamientos, sentimientos, percepción y conducta.

Es decir, tu imagen corporal no es sólo lo que ves al mirarte al espejo, también depende de lo que piensas y te dices, lo que sientes, y cómo te comportas al respecto.

En este sentido, tu imagen corporal, refleja tu mundo interior y se muestra en tus actos.

Así, lo que piensas y sientes sobre tu cuerpo hará que estés más a gusto o a disgusto con él y que tu imagen corporal sea positiva o negativa.

Componentes claves de la imagen corporal

Como hemos señalado, la imagen corporal depende de varios factores: lo que piensas y sientes, tu capacidad de percepción y tu respuesta o conducta.

La parte cognitiva/emocional de tu imagen corporal dependerá mucho de la educación recibida, de tu cultura, de tus experiencias personales…

Por ejemplo, los cánones de belleza han ido cambiando a lo largo de los años y lo seguirán haciendo. Si tu educación ha dado prioridad a estos cánones sobre tu persona, es probable que te sientas juzgado en base a estos criterios.

Así, si crees no encajar en estos cánones (pensamiento) y esto te hace sentir mal (sentimiento), posiblemente tu imagen corporal sea negativa.

De otro lado, tu percepción (capacidad para percibir las formas, el tamaño, el peso…) influirá sobre tu imagen corporal.

Como sabes, no siempre es fácil estimar cuánto puede medir o pesar una persona con sólo mirarla. Por eso, tu capacidad de percepción también estará influyendo en qué ves en el espejo al mirarte.

En el caso de las personas con trastornos alimentarios graves, como anorexia, la percepción de su imagen corporal está dañada. Por ejemplo, pueden verse en el espejo con gran sobrepeso, cuando en realidad están por debajo de su peso saludable.

De igual modo, respecto al tercer componente de la imagen corporal, el conductual, se refiere a los actos que realizamos en consecuencia de los factores anteriores.

Aunque pueda parecerte poco importante, la respuesta que emites en relación a tu imagen corporal puede llevarte a arriesgar tu vida en quirófanos continuamente.

Así mismo, puede llevarte a aislarte y desaprovechar oportunidades por miedo a exponerte.

Cómo afecta tu imagen corporal a tu autoestima

Dado que la imagen corporal es la percepción, valoración y uso que hacemos sobre nuestro cuerpo, afecta a nuestra autoestima.

No tiene que ver con la apariencia o el aspecto físico, sino sobre tu vivencia personal de tu propio cuerpo.

Por ejemplo, puedes cumplir los cánones de belleza establecidos por la sociedad, pero tener una percepción distorsionada que te lleve a pensar que no los cumples, o que tu cuerpo es algo vergonzoso, por lo que sentirás tu imagen corporal de manera negativa.

Esto repercutirá en tu autoestima y viceversa.

Así, por ejemplo, si te avergüenzas de tu cuerpo porque lo ves demasiado grande, puede que termines escondiéndolo o camuflándolo, lo que a la larga potenciará tus miedos e inseguridades.

Ahora bien, si te gusta tu cuerpo y lo sientes como algo valioso, probablemente no te importe exhibirlo o mostrarlo. De algún modo, estás reforzando su valor y tu autoestima.

Por otro lado, si tienes una imagen corporal negativa, posiblemente te critiques por ello (“parezco una ballena”, “soy un palillo”) y que incluso seas muy duro/a contigo. Recuerdo a una cliente que se autodefinía como “puta gorda”.

Dedicarte palabras tan duras te producirá un gran sufrimiento, aumentará tu dolor e incluso tu impotencia, machacando así tu autoestima.

Para colmo, cuando no te gustas, es fácil caer en comparaciones con otros. Así, comienzas a sembrar la inseguridad.

De hecho, puedes llegar a evitar lugares (ej. ir a la piscina), personas (es que a su lado yo…) y, a largo plazo, puedes llegar a aislarte.

Pon a prueba tu imagen corporal

Para ello te propongo unos sencillos ejercicios teniendo en cuenta sus componentes.

Pensamientos, emociones e imagen corporal

Trata de describir tu cuerpo lo más objetivamente posible, a continuación, plantéate las siguientes preguntas. Tus respuestas te ayudarán a saber si flaqueas en este área:

  • ¿Cuáles son las primeras palabras que te vienen a la mente al pensar en tu cuerpo?
  • Si ese fuese el cuerpo de alguien a quien quieres mucho (ej, madre, hijo, tu pareja…), ¿lo describirías igual?, ¿te gusta lo que ves?, ¿qué le dirías desde el cariño a esa persona querida sobre su cuerpo siendo sincero/a?
  • ¿Tiendes a comparar tu cuerpo con el de otras personas? Si es así, ¿cómo te sientes al respecto?
  • ¿Crees que influye tu aspecto físico en cómo te va la vida? Si es así, ¿cómo te hace sentir?

Percepción e imagen corporal

Comprobar cómo influye tu percepción en tu imagen corporal es muy sencillo

Actualmente existen muchas aplicaciones que nos animan a crear virtualmente nuestra imagen corporal.

En ellas, escoges tu forma de cara, de ojos, de nariz, color y corte de pelo, estilo de ropa…para que construyas así tu avatar.

Curiosamente, si lo realizas en compañía, podrás comprobar con facilidad cómo cada uno tiene una percepción de tu cuerpo distinta.

Te dirán, por ejemplo: tu pelo es más claro, tus ojos más grandes y redondos, tus labios más finos…

Es por eso que, aunque tú crees que te ves como eres en realidad, no existe una única realidad. Sencillamente, depende mucho de quien mira.

Así, con este experimento tan sencillo podrás darte cuenta que tu imagen corporal depende de la percepción de cada uno.

Respuestas ante tu imagen corporal

Plantéate:

  • ¿Hay alguna parte de tu cuerpo que trates de ocultar o disimular, por ejemplo, con ropa?
  • ¿Alguna vez has evitado alguna situación en la que aspecto físico pudiera ser “juzgado”?
  • Incluso al tener relaciones íntimas, ¿tratas de ocultar parte de tu cuerpo?
  • Cuando decides arreglarte un poco más, ¿para qué lo haces?
  • ¿Compruebas tu aspecto siempre antes de estar en público?, ¿qué ocurriría si no es tan bueno como esperabas?
Como ves, estas son sólo algunas cuestiones que puedes plantearte sobre tu imagen corporal.
Si sientes que tu imagen corporal está dañada o está dañando tu autoestima, ya sabes que puedes acudir a un especialista. A este respecto, te recuerdo que me tienes a tu disposición.
Si te ha gustado el contenido, puedes hacérmelo saber en los comentarios que aparecen más a bajo, o también puedes invitarme a un café 😉 y contribuir al mantenimiento de este blog con tu donativo.

Pincha en la tacita para hacer tu donativo.


Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional. Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas. Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”