google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Posturas para ligar

Usa tu lenguaje no verbal para ligar más

Autora: Ana Hidalgo

Si nuestro lenguaje no verbal comunica el 80% de lo que queremos decir, ¿existen posturas para ligar que nos delaten? Lo cierto es que sí. Podemos indicar que estamos más receptivos para ligar o anunciar nuestra confianza cuidando nuestras posturas.

¿Por qué es importante conocer las posturas para ligar?

Si eres una persona tímida y te cuesta ligar esto te va a resultar especialmente útil.

En ocasiones nos paraliza el no saber qué decir al conocer a alguien nuevo, sin embargo, nuestro cuerpo está comunicándose.

Conocer las posturas para ligar nos ayudará no sólo a que se fijen más en nosotros, sino también a descubrir cuando la otra persona está más receptiva.

Pongamos un ejemplo:

Seguro que lo has oído mil veces, pero nuestros pies nos delatan. Generalmente apuntamos nuestros pies hacia aquello que prestamos interés.

Si los pies de la persona que te interesa no apuntan hacia ti, seguramente no has captado su interés.

No obstante, ten en cuenta que hay que tener en cuenta las señales que recibimos a la hora de interpretar.

Recuerda que todas ellas se dan juntas dentro de un contexto concreto, por lo que un gesto aislado no tiene porqué significar siempre lo mismo.

Cuáles son las principales posturas para ligar

  1. Descruza tus extremidades y practica una postura abierta.

Muchos estudios señalan como posturas para ligar aquellas que son abiertas. Este tipo de posturas muestran que estamos más predispuestos a conocer a nuevas personas.

Por eso, especialmente cuando estés de pie, olvídate de cruzar los brazos o juntar las piernas. En lugar de eso, deja fluir la energía por tu cuerpo, separa las piernas y extiende tus brazos un poco.

Ojo, cuando estamos sentados, cruzar las piernas en dirección de la persona que nos interesa puede también significar seducción. Sin embargo, los estudios indican que el mantener una postura abierta es más potente a la hora de ligar.

  1. Atento al juego de miradas

Cuando alguien que nos interesa nos mira, la mejor forma de hacernos notar es devolver la mirada y una sonrisa.

Probablemente, si la otra persona también está interesada se iniciará un juego intermitente de miradas. Si no lo está, es posible que aparte la vista.

Ten en cuenta que, ante aquello que nos interesa solemos abrir más los ojos. Por eso, también la dilatación de sus pupilas o una mirada de reojo puede darte una pista de su interés.

Ahora bien, si eres tú quien inicia el juego de miradas, recuerda que se trata de seducir, no de intimidar. Es decir, tampoco te pases.

  1. Adopta posturas de seguridad en ti mismo

Probablemente las posturas para ligar que más efecto tienen son aquellas en las que mostramos seguridad.

Algunos estudios han señalado que extender los brazos y abrir las piernas suelen interpretarse como signo de seguridad. Esto, a su vez, se traduce en un signo de atractivo altamente valorado.

Recuerda mantener la espalda recta y los hombros inclinados un poco hacia atrás, pero sin exagerar. Esto te ayudará no sólo a aparentar confianza sino también a ganarla al disminuir el cortisol (hormona del estrés).

Procura dejar atrás tus tics nerviosos y mantén una postura relajada y natural.

  1. Se un poco camaleón

Como sabes, cada persona tiene sus propios gestos y posturas a la hora de expresarse.

Por eso, usar sus posturas para ligar puede ayudarte a parecer más compatible.

Así, al copiar sus gestos, contribuyes a que la otra persona se vea reflejada en parte de ti. Esto le permitirá sentirse en un ambiente más familiar y relajado. Ojo, tampoco te excedas usando esta técnica, la persona que te interesa podría pensar que te burlas de sus expresiones.

  1. Muestra tus manos

Entre las posturas para ligar que más veces olvidan los tímidos están las relacionadas con sus manos.

El mostrar las manos nos hace ganar confiabilidad. Por eso, si las escondes o las metes en los bolsillos darás a entender que tienes algo que ocultar.

Exhibir las manos suele ser sinónimo de honestidad. Esto es algo que saben mucho los políticos y por eso, casi siempre, emplean este truco en sus discursos.

Ahora bien, si quieres ser más explícito en tu interés sexual, puedes guardar únicamente los pulgares en tus bolsillos. Así, tus manos estarán enmarcando y resaltando tus genitales, lo cual resalta tu ausencia de miedo y tu interés sexual.

  1. Inclina un poco tu cuerpo hacia la persona a conquistar

No se trata de que parezca que tienes retortijones, sino de una inclinación más sutil.

Este gesto indicará que tienes interés en la otra persona, en acercarte a escuchar lo que te tenga que decir.

Ojo, si te inclinas demasiado puedes llegar a invadir su espacio personal, por lo que será interpretado como una agresión.

  1. Fíjate en la posición de la cabeza

Tenemos claro los movimientos que hacemos para asentir o negar, pero ¿cuáles son las posturas para ligar de nuestra cabeza?

Por lo general, cuando algo nos interesa, tendemos a inclinar ligeramente la cabeza hacia un lado. Fíjate en la de personas que lo hacen cuando contemplan por ejemplo una obra de arte.

Si quieres mostrar ese interés o descubrir el de otros hacia ti, fíjate en la posición de la cabeza.

Ojo, si la persona la agacha no continúes, es un indicativo de todo lo contrario, de desaprobación.

  1. Levanta las cejas

Con frecuencia saludamos a amigos a la distancia con un sencillo movimiento de cabeza y levantando las cejas.

Por eso, tenemos asociado el levantamiento de cejas con cordialidad.

Así es que puedes usarlo a tu favor e incorporarlo dentro de tu repertorio de posturas para ligar. Este sencillo gesto indica además ausencia de miedo y cercanía, por lo que puede serte de gran utilidad.

  1. Acicalarse públicamente

Al igual que hacen muchas aves, tendemos a acicalarnos antes de iniciar el cortejo.

Cuando alguien lo hace directamente hacia nosotros (arreglándose el pelo, la ropa, hidratando sus labios…), suele ser un signo inconsciente de querer estar atractivo/a para esa persona.

También pueden interesarte estos artículos:

 

Si te ha gustado el contenido, puedes hacérmelo saber en los comentarios que aparecen más a bajo, o también puedes invitarme a un café 😉 y contribuir al mantenimiento de este blog con tu donativo.

Pincha en la tacita para hacer tu donativo.


Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional. Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas. Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”