google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Resiliencia: la clave para superar una situación difícil.

Fortalécete por dentro, aumenta tu resiliencia

Autora: Ana M. Hidalgo

¿Sabes qué es la resiliencia? Te lo explico fácilmente a continuación.

A lo largo de nuestra vida es frecuente pasar por situaciones difíciles que nos ponen a prueba (una enfermedad, una ruptura sentimental, dificultades económicas, pérdida de seres queridos, maltrato…).

La capacidad para afrontar con flexibilidad una mala situación, superarla y sobreponerse a ella recuperando el ánimo y el buen humor, es lo que se conoce como resiliencia.

Algunas personas tienen más desarrollada esta capacidad que otras, y a simple vista, puede parecer que sus problemas no son tan graves o importantes como los propios, sin embargo, aprender a sobreponerse de forma más rápida y efectiva puede entrenarse.

¿Qué es la resiliencia?

La RAE la define como “la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas”.

Por tanto, al ser una capacidad, puede entrenarse, y por tanto, aprenderse, permitiéndonos su aprendizaje manejar las dificultades de una forma más efectiva.

Dado que su desarrollo requiere entrenamiento, tendrás que ponerte en marcha y practicar aquellos aspectos que fortalecen tu resiliencia, de este modo, te será más fácil poder echar mano de ella cuando la necesites.

7 tips básicos para lograr mejorar la resiliencia:

  • Aprender a fortalecer las relaciones con los demás.

No te limites a rodearte de “conocidos”, mejora tus relaciones sociales, presta tu apoyo a los demás cuando lo necesiten de una forma sincera, creando vínculos de amistad fuertes y duraderos.

En momentos de crisis, siempre ayuda tener un hombro sobre el que llorar o contar con alguien que te escuche.

Ofrece tu mano cuando otros la necesiten y solicita la suya cuando a ti te haga falta.

  • Descansar de vez en cuando de tu rutina.

Tus obligaciones diarias no son lo único de la vida, aprende a distraerte y buscar un descanso cuando lo necesites, esto te permitirá ver la realidad desde otros ángulos.

No esperes a que todo sea un caos para tomarte un respiro, programa actividades que te reconforten con frecuencia.

  • Mantener el autoconocimiento al día.

Es imprescindible conocerse a uno mismo, y para ello es necesario actualizarse dado que experimentamos cambios con cada experiencia que vivimos.

No asumas las etiquetas que te colgaste en el pasado, reflexiona sobre tu realidad y tu momento presente, tus metas, tus puntos fuertes, tu valor…de este modo tu autoestima se verá fortalecida.

  • Asumir la necesidad de los cambios en la vida.

Pocos miedos son tan poderosos como el miedo a lo desconocido, al cambio. Incluso cuando estamos en una situación poco favorable, existe una tendencia al miedo al cambio.

Debemos asumir que nos guste o no, el cambio siempre sucede (cada día envejecemos, cambia el clima, y cambia el mundo nos guste o no).

Dado que los cambios forman parte de la vida, acéptalos con optimismo y curiosidad ¿qué pueden aportarte?, ¿qué puedes aprender de ellos?, ¿en qué te benefician?…

  • Entrenar el sentido del humor

Aprender a tomarte la vida con humor te ayudará a quitar hierro a los problemas y relajar tu estado emocional.

Ríe o al menos sonríe tanto como puedas, esto te mantendrá en el camino del optimismo.

  • Aceptar la realidad sin resignarse a ella

Tienes derecho a intentar cambiar lo que no te guste de tu realidad, pero para ello debes enfrentarte a los problemas de cara, si te escondes de ellos, no podrás verlos con el detalle que requieren y difícilmente podrás crear planes de acción para enfrentarlos.

Afronta estos cambios como retos, de forma flexible y creativa.

A veces las soluciones son más simples de lo que podemos imaginar a priori.

  • Confiar en uno mismo y  poner interés y energía en aquello que se emprende

Parte de la premisa de que eres capaz de hacerlo, quizás necesites la ayuda de alguien, lo importante es que puedes lograrlo bajo ciertas circunstancias, y en tus manos está acercarte a estas situaciones favorables.

Divide tus acciones en pasos pequeños y lo lograrás.

Entrena tus habilidades para fortalecer tu resiliencia, de este modo superar una situación difícil te será mucho más sencillo.

Estas son las pautas que a mí me han ayudado, pero ¿cuáles son las tuyas?, ¿cómo lograste superar tus dificultades?

Tus comentarios pueden ser de gran ayuda a otras personas, compártelos.

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

Ana M. Hidalgo, psicóloga magister en intervención en la ansiedad y el estrés, te ayudo a superar situaciones difíciles y salir fortalecido de ellas.

Si crees que necesitas mejorar algunos aspectos de tu vida y disfrutar más, suscríbete a mi boletín gratuito.