google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Qué hacer para olvidar a mi ex pareja

Ejercicios de terapia psicológica para olvidar a un ex

Autora: Ana Hidalgo

¿Qué hacer para olvidar a mi ex pareja?, ¿por qué me cuesta tanto olvidar a mi ex?

Si tu relación de pareja ha terminado y te cuesta sacártela de la cabeza seguramente estas preguntas te sean familiares.

Y es que, como ya habrás comprobado, olvidar no es tan fácil. De hecho, crees ver a tu ex en todas partes, echas de menos su voz, su tacto, su sonrisa…

  • Ana, entonces ¿qué puedo hacer para olvidar a mi ex pareja?

En terapia, suelo comentar que en realidad no te interesa olvidar por un motivo importante, te lo explico más adelante.

De hecho, es posible que ni tan siquiera desees olvidarlo, aunque quizás no te hayas dado cuenta.

  • No, Ana, de verdad quiero olvidarlo, pero no sé cómo hacerlo.

De acuerdo, pues vamos a revisarlo paso a para. Para ello, déjame que te pregunte algo antes:

¿Es posible olvidar a mi ex?


En referencia a nuestra memoria y nuestra capacidad de olvido, si bien hay numerosas investigaciones, también hay muchas incógnitas.

Algunos apuntan que nuestro cerebro tiene una capacidad limitada y que por eso “borra” la información que no necesita.

Sería algo así como borrar lo innecesario para que quepa lo necesario y útil.

Sin embargo, otras teorías señalan que no es que olvidemos, sino que nos cuesta recuperar o acceder a cierta información.

disquete¿Recuerdas los disquetes de 3,5?, esos casi cuadraditos que se usaban hace años…

Imagina que quieres recuperar la información que contiene, si no has copiado la información a otro sistema de almacenaje, probablemente tu nuevo ordenador no pueda leerla porque ya no dispone de la rendija para ese tipo de discos.

De hecho, a mí me ha pasado. Antiguos trabajos del colegio, por ejemplo, quedaron guardados en disquetes y nunca vi necesario guardarlos en otros formatos más actuales. Por eso, ahora no puedo recuperarlos. Afortunadamente, tampoco tengo interés en ello 😉

Es decir, la información no se ha perdido, tan solo no dispones de la forma adecuada para acceder a ella.

¿Por qué te explico esto? Sencillo, porque de ser cierta esta segunda teoría, literalmente no podrías olvidar a tu ex del todo salvo lesión cerebral. Obviamente, no creo que te convenga.

Y, en el caso de que la primera opción fuese la cierta, ¿sabrías qué es lo que realmente quieres olvidar?, ¿borrarías totalmente su existencia de tu mente? No respondas todavía.

Te propongo otra opción distinta a olvidar a tu ex pareja

Aunque más adelante te comparto varios ejercicios empleados en terapia psicológica para el desamor, te propongo otra opción menos radical.

Y es que, sea cierto que nuestra mente guarda o no toda la información que recibe, lo que sí se ha mostrado real, es que los recuerdos pueden modificarse.

De hecho, ya hablé de ello en otro artículo, puedes leerlo pinchando aquí.

Lo interesante de esto, es que puedes lograr que un recuerdo doloroso se convierta en inocuo o menos dañino.

¿Cómo? Sencillo, transformándolo con nueva información. Lo vemos luego con las estrategias de terapia para el desamor.

De este modo, esta información que ahora te daña pasaría a ser menos relevante para ti. Así, o bien se borraría el recuerdo o, según la otra teoría, pasaría a no actualizarse su forma de guardado.

Entonces… si puedo cambiar mis recuerdos, ¿es bueno olvidar a mi ex pareja?

Al principio del artículo te comenté que, bajo mi punto de vista, no es bueno olvidar a tu ex pareja. Al menos, no olvidarla de forma radical o desde un primer momento.

Personalmente soy de las que piensan que de todas las experiencias que vivimos podemos sacar algún aprendizaje.

Evidentemente, no nos gusta aprender por las malas, pero a veces sucede.

Ahora bien, si falseamos nuestros recuerdos antes de obtener este aprendizaje, es probable que volvamos a cometer los mismos errores.

Esto sucede mucho en los casos de maltrato o cuando nos precipitamos al escoger pareja. Si no hemos resuelto el conflicto que nos llevó a escoger a esa persona o que hizo fracasar la relación, es probable que volvamos a repetir los mismos patrones buscando una solución.

Y es que, a veces, nos precipitamos tratando de olvidar a alguien antes de tiempo, antes de haber aprendido de los errores.

Así, creemos que “un clavo saca a otro clavo” y nos lanzamos en otra relación que posiblemente también fracasará.

Esto sucede porque al precipitarnos, relativizamos “las pistas” que tenemos delante y olvidamos que son importantes. Es decir, hemos olvidado a nuestra pareja antes de tiempo, antes de aprender.

Es por eso que te animo a olvidar, sí, pero en el momento preciso, cuando hayas atravesado el duelo.

Por tanto, olvida a tu ex pareja, pero recuerda lo que has aprendido con la experiencia.

Sería algo así como olvidar el dolor de una quemadura, pero no el cómo te la hiciste. De este modo, podrás seguir con tu vida y no cometerás los mismos errores (tocar la vitro cuando está caliente).

¿Por qué me cuesta tanto olvidar a mi ex pareja?

Tu ex ha sido una persona importante en tu vida, al menos durante un tiempo, y esto hace que olvidarlo sea difícil por varios motivos. Te comparto dos:

  • Uno, porque olvidar emociones es mucho más complicado que olvidar cosas o listas.
  • Dos, porque recordar tiene sus ventajas, entre otras, aprender.

De hecho, diversas investigaciones sobre memoria han mostrado que los ancianos tienden a recordar más aquello positivo que les ha sucedido, mientras que los jóvenes se enfocan más en aspectos negativos.

Esto podría ser por la propia finalidad de los recuerdos: recordamos para planificar el futuro y evitar peligros.

Cuando somos jóvenes, tenemos mucho que aprender y, por eso recordamos más aquello que nos puede proteger en futuras ocasiones.

Por eso, la técnica de modificar el recuerdo puede ser interesante, pero sólo si se usa en el momento adecuado.

Ten en cuenta que, si sólo recuerdas una realidad modificada o los buenos momentos, estarás desaprovechando tu memoria.

Es por eso que, si tu duelo por desamor se complica, te recomiendo acudir a terapia para guiar tus pasos.

Ahora bien, ¿realmente quiero recordar u olvidar a mi ex pareja?

Probablemente tras verte con el corazón roto, lo que quieres es dejar de sufrir por la pérdida de tu relación.

Es decir, quieres cambiar tu estado emocional.

Freud decía que “las emociones no expresadas nunca mueren, sino que son enterradas vivas y salen después de peores maneras”.

Yo me pregunto, ¿quieres realmente olvidar a tu ex o superar lo que te ha pasado y dejar de sufrir?

Fíjate que, con esta pregunta, el foco de atención, y por tanto de acción, cambia.

Probablemente te importe un pimiento olvidar, lo que quieres es sentirte bien, dejar atrás el dolor.

Dicen que lo contrario del amor no es el odio, sino la indiferencia. Cuando algo que pasa a serte indiferente, no duele, se queda en el disquete de 3,5 o se borra.

Y probablemente esto es lo que quieres lograr: que el desamor no duela.

Pero para lograr esto, hace falta atravesar un duelo por desamor.

Sus distintas fases son las que te irán indicando si estás en el momento adecuado para olvidar a tu ex. Puedes consultarlas pinchando aquí.

Ahora bien, para que transitar estas fases sea un poco más sencillo te quiero compartir algunas técnicas.

Ejercicios de terapia psicológica para olvidar a un ex

El popular psicólogo Walter Riso señala que, para afrontar el desamor son imprescindibles la autonomía y la dignidad personal (auto-respeto).

Estoy totalmente de acuerdo con ello. Necesitarás autonomía para ser quien tú quieres ser y decidirte a avanzar, y requerirás respetarte en todo el proceso.

¿A qué me refiero con esto último? Sencillo, a no arrastrarte más de lo debido: deja de revisar su Facebook, de buscar excusas para contactar… Creo que sabes a qué me refiero.

Pero vayamos con los ejercicios:

  1. Empieza por alejar la mano del fuego

Cuando una relación se rompe, generalmente nuestra valía y autoestima se tambalean.

Nos cuesta entender lo que nos ha sucedido y nos planteamos cuestiones muy diversas del tipo:

  • ¿Por qué a mí?
  • ¿Qué ha pasado realmente?
  • ¿Desde cuándo…?
  • Quizás debí…
  • Si yo hubiera…

Y con frecuencia, estas dudas nos asaltan si vemos sus fotos, oímos hablar de esta persona, la vemos conectada …

Es por eso que un ejercicio popularmente conocido es alejarnos de este tipo de estímulos que activan el dolor.

Guarda sus recuerdos en una caja y mantenlos aparatados de tu vista, al menos en la medida de lo posible.

– Ana, pero me cuesta mucho olvidar a mi ex y empaquetar sus cosas, ¿qué puedo hacer?

Recuerda que puedes hacerlo poco a poco. Habrá objetos que te sean más fáciles de guardar que otros, empieza por ellos.

También puedes repetir un mantra sencillo mientras guardas sus cosas puede ser de ayuda: “ha llegado el día de decirnos adiós, gracias por los buenos momentos y los aprendizajes de los malos”.

  1. Ayuda a controlar tu mente.

Lejos de tratar de reprimir el recuerdo de tu ex, permítelo.

Cuando nos dicen que no pensemos en algo (un gran elefante, por ejemplo), nuestra mente trata de recordar en qué no debemos pensar, y es por eso que lo mantenemos más tiempo en nuestra mente.

Sin embargo, cuando nos permitimos poder pensarlo y ocupamos nuestra mente con otras actividades, es posible que se nos olvide.

A veces conviene celebrar un pequeño “funeral” o ritual de recuerdos con el que dejas escapar tus emociones negativas.

  • Ana, yo no trato de reprimir el pensamiento, lo que ocurre está ahí a todas horas. No puedo olvidar a mi ex, es como “la Macarena”: una vez que empieza no hay quien lo pare.

Si este es tu caso, trata de controlar tu mente con otra técnica: agéndalo.

Te puedes decir: “pensaré en mi ex cuando regrese a casa”.

Cuando tenemos algo pendiente por hacer, por ejemplo: poner la lavadora, nuestra mente lo mantiene como subrutina.

Tenemos una pequeña vocecita interior que nos dice: “recuerda poner la lavadora”.

Sin embargo, cuando le damos un momento exacto para hacerlo, este ronroneo mental cesa. Por ejemplo, pondré la lavadora después de comer.

Busca una hora concreta al día para pensar en tu ex y la ruptura. Cuando llegue ese momento, dedica 20 minutos a pensar sobre ello. De este modo irás enseñando poco a poco a tu pensamiento cuándo es momento de pensar en ello. Más adelante podrás ir limitando su intrusismo en tu mente.

  1. Dale un tiempo al dolor

Está claro que el vacío de tu ex no sólo dejará en ti un vacío sentimental, sino también muchas horas.

Si estás al inicio del duelo, aprovecha estas horas para reflexionar y sacar el aprendizaje que antes comentábamos.

  • ¿Dices que podré olvidar a mi ex recordando?

Sí, aunque te suene raro, al menos al principio hay que recordar para sacar el aprendizaje.

Te advierto que no será fácil, llevará un tiempo e incluso será doloroso, pero también sanador.

Plantéate, por ejemplo:

  • ¿En qué momento de tu vida estabas cuando os conocisteis?, ¿te ayudaba a nutrir tu ego o evitar alguno de tus miedos?
  • Si te dejó y no importó tu dolor o tus sentimientos, si no te trató bien, ¿realmente te merece?, ¿realmente quieres una relación así?
  1. Ajusta tu rutina y crea interferencias

Ahora bien, tras este periodo de reflexión, tendrás que reajustar tus rutinas.

El conservar tu autonomía te permitirá restructurar tu vida para seguir adelante por ti misma.

Invierte tu energía en generar nuevas rutinas, nuevos recuerdos, en realizarte como persona y seguir creciendo.

Estas nuevas rutinas te ayudarán a crear interferencias. Me explico.

¿Recuerdas tu pin del cajero? Imagina que cada día lo cambias por uno nuevo. Muy posiblemente llegará un momento en que los números de uno y otro pin se entremezclen. Es decir, los nuevos recuerdos interfieren con los antiguos y te impiden recordar con claridad.

Según vayas creando tus nuevas rutinas, los nuevos recuerdos te ayudarán a olvidar a tu ex pareja.

Por ejemplo, acudir a ese restaurante al que siempre ibais, pero con otras personas. Al principio será doloroso, pero poco a poco, dejará de importarte. El recuerdo nostálgico se habrá mezclado con los nuevos y el dolor se habrá disuelto.

En cualquier caso, recuerda que estas son sólo algunas de las estrategias que puedes usar para olvidar a tu ex pareja. Sin embargo, existen muchas otras prácticas que pueden ayudarte.

Si así lo deseas, será un placer guiarte a través de ellas dentro de una terapia para el desamor.

Ya sabes que puedes acceder a la información de mis servicios pinchando aquí.


Si te ha gustado el contenido, puedes hacérmelo saber en los comentarios que aparecen más a bajo, o también puedes invitarme a un café 😉 y contribuir al mantenimiento de este blog con tu donativo.

Pincha en la tacita para hacer tu donativo.



 



Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”