google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

5 Excusas para seguir atrapado

Atrévete a marcar cambios en tu vida

Autora: Ana Hidalgo

Aunque no te lo creas, te pones muchas excusas para seguir atrapado y no enfrentarte a la incertidumbre de avanzar.

Es más, hoy me voy a arriesgar a darte una pequeña patada en el trasero, al menos metafóricamente.

No creo en la violencia, ni la defiendo de ningún modo pero creo que es importante hablar con sinceridad contigo.

Muchos me habéis preguntado “Ana, ¿por qué sigo atrapado en esta situación que no me conviene?”

Y la respuesta es sencilla: …

porque tú lo permites.

¿De verdad me pongo excusas para seguir atrapado?

Ojo, que no voy de listilla, a mí también me ha pasado y sé de lo que te hablo.

Yo misma he estado atrapada en “trabajos basura” que no me motivaban, aguantando jefes que no me respetaban o me he visto atrapada en relaciones sin sentido.

Y al igual que tú, trataba de echar balones fuera y pensar que la culpa era de otro, de la economía, de la mala suerte… lo que fuera antes que admitir que yo jugaba el papel más importante de esta película que es mi vida.

Seguro que piensas: “ya claro, seguro que si estuvieras en mi situación no serías tan bocazas”, y puede que lleves razón.

Quizás toavía me dejaría atrapar una vez más y por eso, más que nunca, me vendría bien que alguien me ayudara a ver la realidad.

¿Por qué te digo todo esto?

Pues porque a mí me vino fenomenal que una de mis grandes amigas me abriera los ojos y me pusiera mi propia realidad delante.

Me llamó por teléfono, me cantó las cuarenta y sobre todo, me hizo pensar muchísimo.

Por eso quiero que te replantees si tu situación no esconde algunas de las muchas excusas que nos damos a nosotros mismos, y a veces también a los demás.

Se me ocurren al menos 5 motivos o excusas para seguir atrapado que he utilizado en su momento y que oigo con mucha frecuencia a mis clientes:

Excusas para seguir atrapado

1.Desconocimiento:

“no tengo ni idea de qué me gustaría hacer”, “no sé qué alternativas tengo”, “no sé cómo empezar”…

Si este es tu caso, el post sobre cómo conocerte mejor te puede venir como anillo al dedo.

Aprende a conocerte y a conocer tus necesidades.

2.Baja autoestima:

“no se me da bien NADA”, “creo que no soy lo bastante bueno para conseguir nada más”…

Te recomiendo el post: cómo fortalecer tu autoestima o también autoestima y asertividad.

3.Miedo a la incertidumbre:

“temo emprender algo nuevo y fracasar”, “si me arriesgo no sé qué será de mi” “qué dirán de mí si lo arriesgo todo”…

Revisa el artículo de ¿tienes miedo al cambio?

4.Tendencia a procrastinar:

“quiero hacerlo, pero quizás más adelante”, “lo haré cuando la situación sea más favorable/ tenga más conocimientos/ más dinero/ no haya crisis…”

En este caso puedes mirar el artículo sobre procrastinación.

5.Mentiras de consuelo:

“tarde o temprano reconocerán mi valía”, “esta situación sólo es temporal”, “los hay que están peor que yo”…

Ups, aquí me has pillado, todavía no he escrito ningún artículo relacionado con esta temática, pero tomo nota para ponerme manos a la obra tan pronto saque un huequito, pero en algunas ocasiones estas mentiras autoimpuestas nos las damos cuando vivimos con gente dañina para nosotros, por eso también animo a leer el post sobre cómo terminar con una relación tóxica.

Conclusiones

A modo de resumen, decirte que no importa cuál sea tu excusa, lo cierto es que todos estos motivos guardan algo en común: son cargas que nos impiden avanzar. Es importante que descubras por qué te excusas en ellos para avanzar.

No se trata de lanzarse a la piscina sin pensar, sino de pensar, valorar, decidir y actuar en consecuencia.

Sincérate contigo mismo y encuentra la razón de tu situación:

  • ¿Cuál es el verdadero problema?
  • ¿Qué es lo que me asusta o me frena?
  • ¿A qué aspectos de mi vida está afectando?
  • ¿Por qué estoy manteniendo esta situación?, ¿qué me está aportando o de qué me protege esta situación?
  • ¿A qué estoy dispuesto a renunciar por mejorar esta situación?
  • ¿Qué ganaré si logro solucionar este problema?

No necesitas hacer cambios drásticos, al menos a priori, sino de comprenderte mejor, de entender por qué actúas como lo haces. Si no sabes qué te asusta, qué te frena para avanzar, difícilmente podrás enfrentarte a tu problema. Por eso, te animo a que te mires al espejo y des la cara.

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”