google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Cerrar puertas del pasado para que otras se abran.

Autora: Ana M. Hidalgo

¿Qué es eso de cerrar puertas?, ¿no se dice siempre que hay que abrir puertas al mundo y tener opciones?

Dice el refranero español: “casa con dos puertas, mala es de guardar”, sin embargo en demasiadas ocasiones intentamos dejarnos “puertas abiertas” por lo que pueda pasar en el futuro, y al final nuestra vida termina pareciendo un queso gruyer, lleno de agujeros o puertas que debemos vigilar porque no nos atrevemos a cerrarlas.

¿Te has parado a pensar cuánto te sobrecargas atendiendo cosas pensando en el “y si…”:

-“… y si me hace falta”.

-“… qué ocurre si no encuentro nada mejor”.

-“… y si me sale mal” …?

El tener muchos pequeños frentes abiertos nos distrae de nuestro camino y por lo general supone un exceso de equipaje en nuestro camino, al igual que la maleta que llenas pensando en los y si: “…y si llueve, y si refresca, y si tengo que ir formal, y si hace frío…”

¿Por qué es importante cerrar puertas del pasado?

  • El exceso de “puertas abiertas” no es otra cosa que situaciones sin terminar de resolver.

Difícilmente pasaremos página si tenemos que dejar un pequeño vigía en cada puerta que dejamos abierta.

Las puertas que no cerramos requieren de un mantenimiento o cuidado que termina agotándonos.

Son minúsculos granos que vamos poniendo en nuestra balanza de tareas pendientes.

  • A veces perdemos oportunidades por no cerrar puertas.

A veces no nos atrevemos a hacer cambios en nuestra vida, a soltar el cordón invisible que nos une a algo, es como querer hacer una tortilla sin romper el huevo, ¿y todo esto por qué?

Por temor.

Temor a perder lo que tenemos, a lo desconocido, a no disponer de recursos en el futuro… es decir, por temor al cambio.

Sin embargo, nunca cruzarás el océano si no te atreves a perder de vista la orilla.

  • La insistencia en no cerrar puertas y mantenerlas abiertas nos aleja del presente.

El no cerrar puertas nos obsesiona por temor al que pasará, a un futuro incierto.

Aprenderé chino por si me lo piden en un trabajo, debo saber todos los temas de actualidad por si sale la conversación no quedar como un tonto, si viajo al extranjero debo visitar todos los puntos de interés por si no puedo regresar a este lugar…por si, por si, por si… y al final pierdes de vista tus objetivos reales, tus inquietudes, y olvidas disfrutar de cada momento, pues el tiempo que te restan tus “ y si”, se lo quitas a lo que te interesa.

Quizás no seamos conscientes pero, cada vez que decidimos dejar una puerta abierta por el “por si…” estamos decidiendo ceder parte de nuestra vida a algo que es solamente una posibilidad entre millones, y por tanto, renunciando a otras cosas que podrían caber en el mismo sitio/tiempo y que son más importantes para nosotros.

Es decir, cuando mantienes todas las puertas abiertas, en realidad te estás cerrando puertas a nuevas oportunidades.

Por eso, para saber si realmente te estás abriendo o cerrando puertas a ti mismo, a tus ilusiones y sueños, plantéate si tus actos te acercan o te alejan de ellos, si aquello que quieres conservar, realmente lo necesitas o es solo un “y si…” por miedo al futuro.

¿Qué puertas puedo cerrar?

La tendencia a dejar puertas abiertas es un hábito que nos hemos autoimpuesto y, como todo hábito, puede cambiarse o sustituirse por otro.

Empieza a cerrar puertas pequeñas a fin de coger el hábito de deshacerte de aquello que no necesitas.

Por ejemplo, borra los contactos de la agenda que ya no usas, dona la ropa que llevas años sin usar, deshazte de cachivaches y trastos que empaquetaste hace tiempo y que nunca miras…

Cuando aprendas a ir desprendiéndote de aquello que no es necesario en tu vida, te será más fácil ir cerrando puertas en otros ámbitos y esto te permitirá abrir las puertas de aquellas otras muchas cosas que te interesan en este momento y por las que tienes realmente interés.

Atrévete a salir de tu rutina y pon rumbo al cambio.

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”

Compártelo con tus amigos