google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

El lado oscuro de las relaciones ilícitas

Dificultades de amantes

Autora: Ana Hidalgo

Aunque no siempre nos paramos a pensar en ello, en las relaciones ilícitas también hay discusiones. De hecho, una frase común en consulta es: “con lo a gusto que estaba, en menudo jardín me he metido”.

En este artículo quiero hablarte de algo que no suele comentarse: el lado oscuro de las relaciones ilícitas. Es decir, hablaremos de las dificultades de aquellas relaciones en las que uno (o los dos miembros de la relación), tienen de antemano un compromiso emocional-romántico con otra persona.

Cómo surgen las relaciones ilícitas

Aunque no siempre es el caso, en muchas ocasiones las relaciones ilícitas llegan de forma inesperada. Así, muchas personas dicen eso de “no me lo esperaba”, “no lo busqué” o “con lo tranquilo/a que yo estaba …”.En estos casos, explican que la vida les puso delante aquello que les faltaba en esos momentos. Algunas expresiones comunes son:

  • “Por fin encontré alguien que me escucha y comprenda”.
  • “No lo sabía, pero necesitaba en mi vida algo de peligro/ diversión/pasión…”
  • “Hasta el momento nunca había tenido a nadie a quien querer”.

Por lo general, cuando las relaciones ilícitas surgen de esta forma, suelen evolucionar paso a paso, pero con gran velocidad. De hecho, se suele tomar lo que se necesita sin cuestionarse nada más, sin meditar sobre ellas. Se viven como “un regalo caído del cielo” hasta que las cosas se complican, como veremos más adelante.

En otras ocasiones, las relaciones ilícitas se buscan de forma activa. La relación se cosifica y se emplea como algo de usar y tirar: “mientras saque lo que yo deseo, perfecto”. También el sentimiento de competir y ganar puede llevar a la búsqueda activa de amantes o amadas. Por ejemplo: “me prefiere a mí antes que a su pareja”.

Lo curioso es que bien no se explicitan estas intenciones a la otra persona, o bien no son creídas. Por ejemplo, se habla de buscar sólo un poco de diversión o sexo, pero a largo plazo, uno de los dos busca algo más o se adentra en la relación con la intención de cambiar al otro.

El lado oscuro de las relaciones ilícitas

Más allá del hecho de tener que mentir u ocultar la relación a terceros, que no es poco, a largo plazo las relaciones ilícitas suelen enfrentarse a alguno de estos problemas:

  • Me estoy enamorando y no me atrevo a dejar mi relación actual.

Quizás tengas una relación de pareja con otra persona y, tras enamorarte de tu amante, no sepas qué hacer.

Si te sucede esto, amigo/a, estás en uno de los lados oscuros de las relaciones ilícitas.

Para avanzar en tu nueva relación tendrás que finalizar la relación con tu pareja. Esto puedo suponerte enfrentarte a miedos, sentimientos de culpa, enjuiciamiento de terceros… Lo que te llevará a tener que atravesar un duelo emocional.

Si además tu amante te presiona para forzar o acelerar esta ruptura, la carga emocional a soportar puede ser bestial. No obstante, quizás sea uno de los obstáculos más sencillo. Al fin y al cabo, depende de ti salir airoso/a. En cualquier caso, si necesitas un poco de ayuda extra, acudir a terapia te puede ayudar a esclarecer tu situación.

  • Mi amante no quiere o no se atreve a dejar su relación actual y yo no quiero compartir su amor.

En este caso, si tu amante te da largas, es posible que bien no quiera terminar su relación de pareja inicial o bien, no sepa cómo hacerlo.

Romper una relación de pareja requiere de cierto coraje y determinación, por eso puedes optar por esperar o por dar un plazo.

Habla con tu amante de forma clara y sincera, no te resignes indefinidamente a vivir a medias. Este lado oscuro de las relaciones ilícitas suele llevar gran desgarro emocional. En él el miedo, la incertidumbre, la desconfianza, la rabia… serán emociones que te acompañarán.

  • Quiere darse una oportunidad con su pareja y termina la relación sin más.

Si tu amante te ha dejado, te recomiendo que leas el artículo que escribí hace tiempo sobre ello. Es un tema más común de lo que parece. Ten en cuenta que las relaciones ilícitas suelen tener una fecha de caducidad corta.

Si estás en esta situación, prepárate para afrontar un duelo del que no recibirás demasiado consuelo social. Al tratarse de una relación ilícita es posible que muchos de tus pilares de apoyo no la conocieran. En estos casos, la terapia suele ser una muy buena opción para desahogarse emocionalmente.

  • Quiere cambiar las reglas del juego, ya no le basta con tenerme a ratos.

Parece que tu amante te está poniendo entre la espada y la pared. Tendrás que sopesar si te compensa o no seguir en el juego con las nuevas reglas.

Si tan sólo quieres pasar un rato entretenido, deberías hacérselo saber, no alimentes sus esperanzas en vano. Quizás esto te cueste la relación, pero al menos los dos seréis libres de elegir.

  • Me chantajea para que continuemos juntos.

Uy, uy, uy… aquí huele a podrido. Si estás con alguien que te chantajea, es una clara señal de que no estás con la persona adecuada. Enfréntate a tus miedos y zanja la relación, a la larga será la mejor opción.

Si no te lo crees, recuerda la película Atracción Fatal con Glenn Close y Michael Douglas. Aunque no creo que lleguéis a esos extremos, más vale prevenir que curar. Ante los chantajes, denuncia.

  • Su pareja (o la mía) se ha enterado y busca venganza.

A día de hoy, aunque la monogamia no esté tan extendida como nos creemos, lo cierto es que a nadie suele gustar descubrir que su pareja le es infiel.

Es por eso que, en algunas ocasiones, la persona despechada pueda sentir deseos de venganza. Llegado el caso, y siempre que sea posible, hablar sobre lo sucedido suele ser una buena opción. También, recuerda que, aunque tenga derecho a expresar su rabia, no tiene derecho a agrediros. Si las cosas se complican, siempre se puede recurrir a la policía.

  • No tengo derechos con mi amante.

En ocasiones, las relaciones ilícitas comienzan a convertirse en algo conocido por los demás, e incluso aceptado en determinados círculos. Sin embargo, tiene ciertos matices que pueden llevarte al lado oscuro. No solemos pensar en ellos, pero están ahí.

Me refiero a aquellos en los que no tienes ciertos derechos ante tu amante. Por ejemplo, no puedes cuidar de tu amante si está enfermo (ni a la inversa) ni decidir sobre qué hacer en caso de fallecimiento. Aunque a priori parece no ser algo importante, llegado el caso, puede generar más sufrimiento del imaginado.

  • Siento que ya no me compensa, pero no sé cómo finalizarlo.

Cuando uno se da cuenta que una relación de pareja ya no compensa o funciona, lo normal es finalizarla sin más. Sin embargo, no siempre es fácil hacerlo, te pongo algunos ejemplos de personas que han acudido a consulta por ello:

Quizás piensas que tu amante ha dejado su anterior relación por ti y te asusta finalizar vuestro idilio. En estos casos, tal vez creas que hacerlo te convertirá en mala persona o le generarás un gran dolor, y eso te frene.

También, puede que tú hayas descubierto que mereces otra oportunidad con tu esposo/a y para ello debas cortar con tu amante. Sin embargo, no te resulta fácil desprenderte de sus atenciones y cuidados.

Incluso es posible que simplemente hayas comprendido que vuestra relación no tiene futuro o no te compensa…Sin embargo, sabes que separarse supone atravesar un duelo y escocerá y no das el paso.

En cualquier caso, sea cual sea tu situación, tendrás que sacar energía y valentía para ser tú quien finalice la relación. Mi consejo, dejar de darle vueltas y hacerlo.

Conclusiones

Como ves, la vida dentro de las relaciones ilícitas no está exenta de problemas. De hecho, con frecuencia las relaciones ilícitas suelen finalizarse entre el primer y tercer año de relación.

Sin embargo, no debemos olvidar que cumplen una función, surgen por algún motivo y se mantienen (aunque sea por un tiempo) porque aportan ciertas ventajas. Es más, en muchas ocasiones ayudan a descubrir los problemas de pareja y a buscar formas de superarlos. De hecho, las infidelidades es un tema común dentro de las terapias de pareja que puede superarse.

Ojo, no me malinterpretes. No quiero decir que lo mejor que puede pasarte en la vida sea un amante, ni que eso solucione tu relación actual. Tan sólo quiero que sepas que las decisiones que tomes en la vida, en cualquiera de sus facetas, te llevarán a unos caminos u otros y que, estos caminos tendrán tanto ventajas como desventajas o lados oscuros, aunque no siempre se hable de ellos.

En cualquier caso, ya sabes que, si necesitas un poco de ayuda para enfrentarlos, me tienes a tu disposición.

 

Cargando ...
Compártelo con tus amigos