google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Cómo hablar sobre temas delicados con tu pareja

Autora: Ana Hidalgo

Si sientes que no puedes hablar de todo con tu pareja, es porque hay tabúes en tu relación. Como sabes, una buena comunicación en pareja es clave para que la relación funcione.

Sin embargo, no siempre es fácil hablar de ciertos temas. Entre los temas tabú que suelo encontrar en consulta están aquellos relacionados con la sexualidad, exparejas o familias de origen.

Ahora bien, antes de plantearte si hay tabúes en tu relación, quizás te preguntes si realmente debes o no hablar de todo con tu pareja.

¿Debo hablar de todo con mi pareja?

Como sabes, los seres humanos estamos llenos de contradicciones. Una parte de nosotros quiere saber hasta el más mínimo detalle, mientras que otra, prefiere obviar posibles puntos conflictivos.

Ahora bien, entre contar TODO y tener tabúes, hay un gran margen de maniobra.

El punto de corte entre ambos extremos vendrá determinado por cada persona y por cada relación.

Una cosa es no poder hablar de algo por censura, miedo a discusiones o represalias, y otra muy distinta es no hablar de algo por derecho a tu intimidad.

Por eso, si me preguntas ¿debo hablar de todo con mi pareja? Pues depende. Depende de hasta donde tú estés dispuesto/a a contar y hasta dónde tu pareja esté dispuesta a escuchar.

Puedes partir de la idea de los tres filtros de Sócrates para orientarte.

  • El primero, que lo que vayas a contar sea cierto. Si no lo es, o sólo a medias, puedes desecharlo o reformularlo para que sea cierto.
  • El segundo, es la bondad. Plantéate si el que tu pareja lo sepa provocará dolor o sufrimiento. En caso de ser doloroso, tendrá además que pasar el tercer filtro.
  • El tercer filtro es la necesidad. A veces hay que contar cosas dolorosas, que no pasarían el filtro de bondad, pero que son necesarias, pues de no saberlo la otra persona tendría malas consecuencias.

Si aquello que dudas si contar o no cumple los filtros de Sócrates (veracidad, bondad y necesidad), adelante, cuéntalo.

Recuerda también que, cuando alguien es capaz de realizar en voz alta la pregunta, es porque de algún modo ya se ha preparado para escuchar la respuesta.

Ahora bien, si a pesar de pasar los filtros, hay algo que quieras contar, pero no te atreves, quizás sea porque hay tabúes en tu relación.

Tabúes de pareja más comunes

Si al principio del artículo ya te adelantaba algunos de ellos, ahora te concreto un poquito más.

  • Temas relacionados con la sexualidad en general: frecuencia, fantasías, deseo, sexo oral… Posiblemente sean de los temas en los que existen más tabúes a la hora de afrontarlos en pareja.
  • Ocurre lo mismo con los temas relacionados con la familia política.

Visitas, trato, llamadas concernientes a la familia política, pueden ser temas delicados a tratar en pareja. Es por eso que a veces se convierten en tabúes.

  • Es posible que tampoco te atrevas a hablar con tus parejas sobre relaciones pasadas.

El miedo a descubrir que la relación anterior fue más intensa, el sentirnos comparados, que tu pareja todavía recuerda a su ex… Estos son algunos temores que nos llevan a callar y no hablar por temor.

  • De igual modo, los temas relacionados con la muerte también suelen ser temas tabúes.

Muchas personas tienen miedo a hablar sobre si quieren ser enterrados o incinerados, qué hacer en caso de enfermedad grave irreversible, cómo quieren que sea su velatorio…

Existe un miedo generalizado, en el que se cree que por hablar de algo esto ocurrirá mágicamente o lo precipitará. Sin embargo, estos son temas importantes que deberían abordarse.

A mis clientes, en forma de broma, suelo decirles que, si por hablar de algo eso se convirtiera en realidad, a mí ya me habría tocado la lotería. Muchas personas fantaseamos con qué haríamos con el dinero si eso sucede, sin embargo, esto no precipita que nos toque.

  • Esto nos lleva a otro tema tabú: el dinero y/o las finanzas.

Muchas parejas ven mal la forma en que su pareja dispone del dinero, sin embargo, no se atreven a decirlo.

Como decía al principio, cada pareja es distinta. Habrá casos en los que el dinero forme parte de la intimidad de cada uno y habrá casos en los que no.

Si la forma de manejar las finanzas interfiere en la relación (no permite llegar a fin de mes, cumplir pactos comunes…), sería importante hablarlo en pareja.

Cómo hablar sobre temas delicados con tu pareja

Si hay tabúes en tu relación, recuerda los siguientes tips básicos de comunicación.

  1. Piensa antes de hablar qué quieres decir realmente, qué te preocupa de hablarlo con tu pareja.

Para ello, puedes usar un pequeño guión en el que señales los principales puntos a abordar.

Recuerda explicar porqué son importantes para ti, cómo te hacen sentir y qué cambio te gustaría ver.

  1. Elige el momento y el lugar más adecuado.

No basta con saber qué decir, también hay que pensar en el cuándo, el dónde y el cómo.

Busca un momento de intimidad en el que los dos estéis tranquilos y podáis hablar sin distracciones.

  1. Concreta aquello que quieres decir.

En relación con el cómo, recuerda que es importante tratar un único tema por vez. Habla desde tus emociones, sin acusar, y se concreto/a para evitar malentendidos.

  1. Escucha de forma activa lo que tiene que decir al respecto.

Aquí, no intentes justificar tu punto de vista, simplemente escuchar y entender lo que quiere decirte. No des nada por sentado, pregunta si tienes duda y asegúrate de haber entendido su mensaje.

Una buena técnica es hacer un pequeño resumen de lo que te ha dicho, parafraseándolo, para asegurarte que entendiste bien.

  1. Sopesa la información.

Muy probablemente, ni tu pareja tiene toda la razón, ni tú la tengas. Refuerza los lados positivos que has visto en su discurso y reformula los que quieres destacar del tuyo. Ahora se trata de comenzar a buscar acuerdos en los que sea la relación quien gane.

Recuerda que se trata de mejorar la relación, no de que uno u otro gane.

En cualquier caso, si os cuesta hablar con libertad y llegar a acuerdos, piensa que no tenéis porqué hacerlo solos. La terapia de pareja puede ser una muy buena opción para aprender a llegar a acuerdos. A este respecto, ya sabes que estoy a vuestra disposición.

 

Cargando ...