google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Acompañar en el duelo

Autora: Ana Hidalgo

¿Cómo dar apoyo emocional tras una muerte?, ¿qué hacer para acompañar a un ser querido en un duelo?

Un tema tan importante como dar el pésame, no es algo de lo que generalmente guste hablar. Por eso precisamente, es algo a lo que no suelen enseñarnos.

Cuando un ser querido, un amigo, sufre una pérdida importante, no siempre es fácil saber qué decir. De hecho, en muchas ocasiones, nuestros propios miedos nos llevan a cometer errores y parecer unos insensibles.

Saber cómo dar apoyo emocional tras una muerte no es tan sencillo como a priori parece. Depende, entre otros factores, de aspectos culturales y religiosos.

Y es que, cada cultura y religión tiene su propia forma de entender la muerte, lo que hace que el tipo de acompañamiento más beneficioso pueda variar.

No obstante, hoy quiero compartirte unas directrices generales que pueden ayudarte a ser de gran ayuda en momentos difíciles.

Cómo dar apoyo emocional tras una muerte sin meter la pata

Recuerdo a una cliente que me comentaba que, aquí en España, tendemos a preguntar la edad de la persona fallecida. A ella esto le dolía bastante. Al fin y al cabo, la edad no muestra su dolor o el amor que se tenían.

– Es absurdo, aunque suene egoísta, prefiero que muera el abuelo de otro, aunque sea más joven, que el mío.

Por eso expresiones del tipo “bueno, al menos pudo disfrutar de una larga vida” no ayudan.

  • Frases de pésame que pueden ser dañinas:

Aunque cargadas de buenas intenciones, muchas personas tratan de acompañar en el duelo con expresiones que, si bien son socialmente populares, dificultan la expresión emocional del doliente.

Muchas de estas frases no empatizan con el dolor de la otra persona, sino que le señala cómo debe sentir o comportarse: “tienes que…”.

– “Tienes que ser fuerte”.

– “Ahora lo que tienes que hacer es pensar en tus hijos”.

– “A él/ella no le hubiera gustado verte así, tienes que recomponerte”.

Si te das cuenta, en ellas se cuestionan los derechos asertivos del doliente. ¿Acaso no tienen derecho a derrumbarse y expresar su pena?

Otras, invitan a ensalzar al ser querido. Por ejemplo:

– “Con lo bueno que era”.

– “Siempre se van los mejores.”

El peligro de este tipo de frases es que invita a la idealización del difunto pudiendo afianzar un duelo patológico.

Otras expresiones comunes que pueden ser dañinas son:

– “Sé como te sientes”. Sin emabargo, esta frase nunca puede ser cierta. Cada persona, y en cada momento de su vida, y según el tipo de relación que haya tenido con el difunto, tendrá un duelo distinto. Cada duelo es único e intrasferible.

– “El tiempo lo cura todo, no te preocupes”. Superar un duelo necesita tiempo, es cierto. Sin embargo, el tiempo por sí solo no cura, también implica dolor y aceptar una nueva realidad. Además, esta frase deja al doliente en manos del tiempo, quitándole responsabilidad de su propia mejoría, inhabilitándolo para emprender acción.

– “Lo siento en el alma”. A veces la persona a la que tratamos de ayudar puede sentirse dolida ante esta expresión si no conocías bien a la persona fallecida. Este tipo de frase puede llevarle a pensar que tus palabras no son sinceras. También, en el lado contrario, si realmente cree en tu dolor sincero, puede replegarse y dejar de compartir su dolor por miedo a que sufras hurgando en tu herida.

  • Pero…Por qué se nos da tan mal

Como mencionaba al principio, por lo general no es un tema del que se hable ni que nos enseñen.

Las familias, las escuelas, y muchas veces algunas religiones y culturas ven la muerte con una carga negativa a evitar. No se educa en la muerte, pese a que es algo por lo que todos pasaremos.

Además, hay que tener en cuenta que, a veces, el dolor de otro reabre viejas heridas propias. Es por eso que tratamos de frenar el dolor del doliente de forma inmediata. Así, le pedimos a nuestro amigo que sea fuerte, y tratamos de que se recomponga lo antes posible, olvidando, una vez más, que el duelo no se supera, sino que se transita.

Actuar así, obviamente, es algo instintivo, no solemos darnos cuenta de ello. Sin embargo, puede hacer que la otra persona se sienta como que su dolor es pasajero. Es decir, puede llevar a pensar que el amor hacia el fallecido era algo banal y fácilmente sustituible u olvidable.

Es por eso que debemos ser consciente que cada duelo es distinto y no se aliviará inmediatamente.

De hecho, en algunas ocasiones se transita en unos pocos meses, mientras que en otras, puede llevar años.

Cómo dar apoyo emocional tras una muerte y servir de ayuda

El sacerdote Arnaldo Pangrazzi, autor reconocido internacionalmente por sus libros sobre duelo, señala diferentes puntos para acompañar en el duelo. Entre ellos:

  1. Familiarizarse con el duelo.

Es decir, tenemos que tener claros los ritmos, fases y síntomas que atravesará un doliente para no malinterpretarlos. Por ejemplo, saber que la negación, el enfado o la tristeza estarán presentes.

  1. Evitar las frases hechas.

Como hemos visto, muchas de ellas pueden ser dañinas o incluso contribuir a cronificar el duelo.

Algunas expresiones que sí podemos usar para expresar nuestras condolencias son aquellas que expresan empatía, cercanía, entendimiento, apoyo y comprensión.

Por ejemplo:

– “No puedo imaginar lo difícil que puede ser esto para ti”.

– “Tan sólo decirte que me tienes a tu lado si necesitas apoyarte en mí”.

Lo importante es que hables con el corazón en la mano, sin recurrir a tópicos, ajustándote a tu relación con esa persona.

Recuerda también que a veces reconforta más un abrazo, que te sostengan la mano o el silencio, que cualquier frase.

  1. Permitir el desahogo.

Esta parte no es sencilla, si quieres ayudar a un amigo a transitar el duelo, es importante permitirle mostrar su dolor.

Para ello, tendrás que poner en práctica tus habilidades de escucha y empatía. Permítele hablar de la persona fallecida, de sus emociones, de su relación… incluso aunque en esos primeros momentos no estés de acuerdo con sus palabras.

  1. Mantener el contacto.

Hay que tener en cuenta que en algunas de las fases tu amigo puede querer alejarte de su lado. Sin embargo, esto puede ser sólo una fase más del proceso. Mantenerse cercano, aunque respetando su espacio, puede serle de mucha ayuda.

Algunas acciones que puedes emprender para mantenerte cerca es llamarle, prepararle alguna comida, encargarte de alguna de sus tareas…

  1. Ayudarle a tomar conciencia de nuevos motivos para vivir.

Especialmente en personas mayores, cuando muere su pareja, es vital ayudarles a llenar su vacío con motivos para vivir.

Acompañar en el duelo en tiempos del Coronavirus

En estos momentos en los que no se nos permite salir de nuestros hogares, ni en muchos casos realizar actos religiosos o despedir a nuestros seres queridos, es especialmente importante sentir el apoyo de otros.

El cómo dar apoyo emocional tras una muerte en estos momentos es algo distinto. Esto es así porque, en muchos casos, no podemos acompañar físicamente a nuestro amigo que sufre la pérdida. No podemos abrazarle ni sostenerle la mano.

Por eso, algunas actividades que puedes hacer para acompañar en el duelo es mantenerte cercano. Esto puedes hacerlo telefónicamente o por vídeo conferencia.

Así, puedes ayudarle a organizar sencillos rituales de despedida. Algunos de ellos pueden ser:

– Organizar misas on line.

– Movilizarse por redes sociales con las personas cercanas para guardar un minuto de silencio en una hora concreta.

– Preparar un velatorio virtual en el que podáis hablar y compartir anécdotas del difunto.

– Establecer grupos de apoyo para encargarse de tareas como realizar la compra o dar acompañamiento a lo largo del día. Respetando, eso sí, también espacios propios para el silencio y la reflexión.

-Encender una vela y poner una foto de la misma en tu perfil social.

– Y, sobre todo, escuchar y estar presente.


Como ves, estas son sólo algunas recomendaciones básicas sobre cómo dar apoyo emocional tras una muerte. Espero con ellas contribuir de algún modo a educar en algo esencial de lo que no se habla habitualmente.

En cualquier caso, ya sabes que, si tú o algún ser querido tuyo está en estos momentos atravesando un proceso de duelo, no tiene por qué hacerlo solo. La ayuda profesional puede ser de gran ayuda.

A este respecto, ya sabes que estoy a vuestra disposición. Un abrazo virtual para todas las personas que lo necesitan.