google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

¿Tengo futuro con mi pareja?

Hoy puedes encontrar las claves para averiguarlo.

Autora: Ana M. Hidalgo

¿Te has preguntado alguna vez eso de: ” ¿tengo futuro con mi pareja actual?”

Al igual que es muy difícil saber de antemano si alguien gozará de buena salud toda su vida, es muy difícil saber qué es lo que hace que el amor perdure en el tiempo.

Sin embargo, las investigaciones han logrado averiguar muchos de los hábitos qué perjudican la salud (tabaco, alcohol, vida sedentaria, exceso de grasas…).

De igual modo, los estudios psico-sociales han conseguido desentramar algunos de los hábitos que dañan con el tiempo las relaciones de pareja. Te muestro a continuación los principales:

  • Fiabilidad. ¿Confías en tu pareja?

En toda relación es necesario crear un vínculo de mutua confianza.

Difícilmente tendrás tranquilidad si dudas de la persona con la que estás: ¿me robará?, ¿me será infiel?, ¿actúa desinteresadamente?

Para tener futuro con tu pareja recuerda que las dudas son un mal síntoma, pero no uno insalvable.

Es normal que en una relación surjan dudas sobre determinados aspectos, pero es necesario aclararlos y poner las cartas sobre la mesa.

La transparencia  y sinceridad entre los miembros se hace esencial.

  • Personalidad. ¿No actúas igual delante de tu pareja?

En demasiadas ocasiones he visto a personas que se avergüenzan de su pareja o que temen las reacciones del otro miembro, y por ello cambian su modo de actuar si su pareja está delante.

Sea cual sea el motivo por el que esto sucede, no puedes pasarte la vida actuando, tarde o temprano eso te pasará factura a ti y a la relación.

Es más, mucho cuidado con aquellas personas que no te permiten ser quien tú eres en realidad, ese tipo de relación no es sana.

Tienes derecho a poder expresarte, opinar, vestir como quieras…

Mantente alerta ante síntomas de este estilo, existen muchas formas de maltrato y con frecuencia, el psicológico suele pasar desapercibido, al menos al principio, por la persona que lo padece.

  • Intimidad. ¿Puedes disfrutar los largos periodos de tiempo con tu pareja?

No se trata únicamente de poder disfrutar de  tiempo a solas con nuestra pareja manteniendo relaciones sexuales, sino de algo más profundo.

¿Podéis pasar tiempo juntos sin aburriros, sin pelear?, ¿tenéis actividades en común?, ¿podéis dialogar con tranquilidad sobre cualquier tema?, ¿puedes expresar tus emociones, sentimientos, temores, preocupaciones, sueños… abiertamente a tu pareja?

No se trata de que conozcas hasta el más mínimo detalle de tu pareja, ni que os peguéis como siameses para pasar todas las horas de vuestra vida juntos, sino de que podáis vivir en armonía, os conozcáis con suficiente profundidad y disfrutéis del tiempo que pasáis juntos.

  • Adversidad. ¿Vuestra relación se mantendría incluso en momentos de crisis?

Hay un dicho popular que nos advierte: “cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana.”

Es necesario aprender a lidiar con dificultades juntos.

Cuando todo va bien, todo se vuelve idílico y la auténtica personalidad de cada uno queda oculta, sin embargo, florece con frecuencia cuando las cosas se complican.

Por ejemplo, ¿qué ocurre si uno de los dos enferma?, ¿y si pierde su trabajo?, ¿cómo reaccionáis si se quema vuestro hogar?

Las adversidades pueden hacer más fuerte a las parejas, pero también puede separarlas si no se ha aprendido antes un hábito de apoyo mutuo.

 Comunicación. ¿Tenéis una comunicación fluida y empática?

Quizás este sea uno de los aspectos más estudiados.

La forma en que nos comunicamos con nuestra pareja dice mucho sobre la misma.

El psicólogo J. Gottman señala que uno de los mayores indicadores para saber el final de una relación es si hablan con desprecio a su pareja.

Aprender a comunicarnos con nuestra pareja es algo esencial.

Debemos trabajar el diálogo y expresar nuestras críticas de un modo asertivo, pero también debemos aprender a comunicar a nuestra pareja qué cosas hace bien, qué nos agrada de su persona, de la relación que mantenemos…

Con frecuencia se olvidan estos dos aspectos y se desgasta y deteriora la relación.

Para conocerse, es necesario comunicarse.

Evidentemente no necesitas contar todos tus secretos ni conocer todos los suyos, pero sí es requisito indispensable saber los aspectos más importantes de cada uno. Ver qué puntos tenéis en común y cuáles son aquellos en los que discrepáis, sólo así podréis saber si vuestros intereses y motivaciones van en la misma línea.

Hay tantos tipos de relaciones como personas, por eso debes preguntarte si ambos compartís aspectos importantes, como por ejemplo, si queréis tener niños en común o no.

Dos propuestas

Hasta aquí te he señalado algunas de las variables más relevantes que afectan al estado de salud de una relación, confío en que estas te sean de utilidad para poder tomar perspectiva en tu relación.

Te dejo además dos propuestas que creo pueden interesarte:

libro cómo mejorar la comunicacion con nuestra pareja

caratula dvd del abc de parejas felices

Si además sientes que necesitas una ayuda más específica y concreta para tu caso, te recomiendo la terapia de pareja.

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte tanto en mi centro de Alcorcón como por internet.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”