google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Claves para averiguar si tu relación no tiene futuro

 Autora: Ana M. Hidalgo

¿Te has preguntado alguna vez eso de: “¿tengo futuro con mi pareja?”

Tanto si estás iniciando una relación como si ya está consolidada, es probable que esta pregunta te haya surgido.

Ahora bien, pese a que el futuro es siempre algo incierto, hay algunas pistas o claves que pueden ayudarte a averiguar si tu relación tiene futuro o no.

De hecho, al igual que las investigaciones han logrado averiguar hábitos qué perjudican la salud (tabaco, alcohol, vida sedentaria, exceso de grasas…), los estudios psico-sociales han conseguido desentramar algunos de los hábitos que dañan con el tiempo las relaciones de pareja. Es más, en su día, ya te hablé sobre 5 signos que indican que tu relación se está desgastando.

  • Ana, ¿tendremos futuro pese a que haya algún signo de desgaste?
  • Y en mi caso, ¿cómo sabré si tengo futuro con mi pareja si llevamos poco tiempo y todavía no hay desgaste?

5 señales de que tu relación de pareja no tiene futuro

Como te comentaba, es imposible predecir el futuro a ciencia cierta. De hecho, ni las bolas de cristal, las cartas o los conjuros te servirán para averiguarlo o cambiar las cosas.

Lo que sí puedes hacer es prestar atención a estas 5 señales que anticipan el desastre en las relaciones. Es decir, aquellas que de no corregirse dejan ver un futuro incierto de pareja.

Fiabilidad. ¿No confías en tu pareja?

Como sabes, o al menos intuyes, en toda relación es importante crear un vínculo de mutua confianza.

Difícilmente tendrás tranquilidad si dudas de la persona con la que estás: ¿me robará?, ¿me será infiel?, ¿actúa por intereses ocultos?

Para tener futuro con tu pareja recuerda que las dudas son un mal síntoma, pero no uno insalvable.

  • Ana, entonces ¿puedo tener futuro con mi pareja si no termino de fiarme en algunos aspectos?

La realidad no suele ser dicotómica, no es cuestión de blanco o negro, todo o nada. Es normal que surjan dudas puntuales sobre determinados aspectos. Por eso precisamente, antes de dejar que la desconfianza alimente miedos e inseguridades, es necesario aclarar lo que sucede. Habla con tu pareja y poned las cartas sobre la mesa para evitar desconfianzas. La transparencia y sinceridad entre vosotros será esencial para mantener una relación sana y duradera.

Personalidad. ¿No actúas igual delante de tu pareja?

En demasiadas ocasiones he visto a personas que se avergüenzan de su pareja o que temen las reacciones del otro miembro, y por ello cambian su modo de actuar si su pareja está delante.

Sea cual sea el motivo por el que esto sucede, no puedes pasarte la vida interpretando un papel. Tarde o temprano eso te pasará factura a ti y a la relación.

Es más, mucho cuidado con aquellas personas que no te permiten ser quien tú eres en realidad, ese tipo de relación no es sana.

Recuerda que tienes derecho a poder expresarte, opinar, vestir como quieras…

Mantente alerta ante personas que no te permitan ser quién eres. Existen muchas formas de maltrato y, con frecuencia, el psicológico suele pasar desapercibido por la persona que lo padece, al menos al principio.

  • Ana en mi caso, no actúo igual delante de mi pareja porque es con la única persona que puedo ser yo misma, ¿eso significa que no tengo futuro con mi pareja?

No, si precisamente sientes que puedes ser tú mismo/a con tu pareja eso es una muy buena señal. Quizás tendrías que replantearte qué tipo de relaciones tienes en otros ámbitos y qué te impide ser como eres.

Intimidad. ¿No disfrutas pasando tiempo con tu pareja?

Cuando te hablo de intimidad, no me refiero exclusivamente a mantener relaciones sexuales con tu pareja, sino de algo más.

¿Podéis pasar tiempo juntos sin aburriros ni pelear?, ¿tenéis actividades en común?, ¿podéis dialogar con tranquilidad sobre cualquier tema?, ¿puedes expresar tus emociones, sentimientos, temores, preocupaciones, sueños… abiertamente a tu pareja?

No se trata de que conozcas hasta el más mínimo detalle de tu pareja, ni que os peguéis como siameses para pasar todas las horas de vuestra vida juntos, sino de que podáis vivir en armonía, os conozcáis con suficiente profundidad y disfrutéis del tiempo que pasáis juntos.

Si es así, enhorabuena, eso es síntoma de buena comunicación y complicidad entre vosotros.

  • Ana, yo disfruto del tiempo con mi pareja en sólo algunas situaciones, ¿eso es síntoma de que no tengo futuro con mi pareja?

Creo que esto quizás deba aclararlo un poco más.

No se trata de que disfrutéis haciendo todo juntos ni con las mismas cosas. Por ejemplo, a uno le puede gustar el fútbol y a otro no, y no es necesario compartir esos momentos. La cuestión es, ¿te apetece pasar tiempo a solas con tu pareja o buscáis que siempre haya otras personas con vosotros porque si no os aburrís?

La intimidad es una parte importante dentro de las relaciones de pareja, de ahí que sea importante cuidarla.

Apoyo. ¿Vuestra relación soportaría una crisis?

Hay un dicho popular que nos advierte: “cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana.”

Es necesario aprender a lidiar con dificultades juntos.

Cuando todo va bien, todo se vuelve idílico y la auténtica personalidad de cada uno queda oculta. Sin embargo, ésta florece con frecuencia cuando las cosas se complican.

Por ejemplo, ¿qué ocurriría si uno de los dos enfermase?, ¿y si pierde su trabajo?, ¿cómo reaccionaríais si accidentalmente uno quemase vuestro hogar?

Las adversidades pueden hacer más fuerte a las parejas, pero también puede separarlas si no se ha aprendido antes un hábito de apoyo mutuo.

Una pareja en la que no hay apoyo es una pareja débil.

  • Ana, tengo claro que mi pareja me apoyaría si enfermo, pero noto que no se alegra de mis éxitos, ¿esto influye a la hora de saber si tengo futuro con mi pareja?

Lo cierto es que sí, tan importante es apoyar ante la adversidad como compartir el apoyo en celebrar los éxitos del otro. De hecho, algunos estudios señalan que tendemos a valorar más el que nuestra pareja se alegre de nuestros éxitos que del que nos apoye en un momento difícil.

No es casualidad que durante años las palabras del cura al celebrar una boda hagan alusión al “ prometo amarte en las alegrías y en las penas, en la salud y en la adversidad”.

Todo gran edificio necesita apoyos, toda relación de pareja saludable también.

Respeto. ¿No os habláis bien?

Quizás este sea uno de los aspectos más estudiados.

La forma en que nos comunicamos con nuestra pareja dice mucho sobre la misma.

El psicólogo J. Gottman señala que uno de los mayores indicadores para saber el final de una relación es saber si hablan con desprecio a su pareja.

Aprender a comunicarnos con nuestra pareja es algo esencial, es una forma de mostrar respeto e interés.

Debemos trabajar el diálogo y expresar nuestras críticas de un modo asertivo, pero también debemos aprender a comunicar a nuestra pareja qué cosas hace bien, qué nos agrada de su persona, de la relación que mantenemos…

Con frecuencia se olvidan estos dos aspectos y se desgasta y deteriora la relación.

Para conocerse, es necesario comunicarse.

Evidentemente no necesitas contar todos tus secretos ni conocer todos los suyos, pero sí es requisito indispensable saber los aspectos más importantes de cada uno. Ver qué puntos tenéis en común y cuáles son aquellos en los que discrepáis, sólo así podréis saber si vuestros intereses y motivaciones van en la misma línea.

¿Te gustaría saber cuáles son las conversaciones imprescindibles para tener futuro con tu pareja?


Te lo cuento en el ebook que te enviaré por la cara al inscribirte a mi blog.

Recuerda que hay tantos tipos de relaciones como personas. Por eso, debes preguntarte si ambos compartís aspectos importantes como, por ejemplo, si queréis tener niños en común o no, tener una relación monógama, el papel de las familias políticas…

 5 señales de que tu relación de pareja va por buen camino

Igual que algunos estudios nos señalan los malos hábitos de pareja, hay otros que nos indican el buen camino.

Entre estos quiero destacarte brevemente 5.

  • Piensas a menudo en tu pareja y eso te hace sonreír o sentirte bien.
  • Compartís tiempo en común de calidad.
  • Os alegráis de los éxitos del otro.
  • Reserváis tiempo para pasarlo en pareja y también tiempo para estar sin ella.
  • Podéis emplear el humor y la empatía para frenar una discusión.

Algunas propuestas

Hasta aquí te he señalado algunas de las variables más relevantes que afectan al estado de salud de una relación, confío en que estas te sean de utilidad para poder tomar perspectiva en tu relación.

  • Ana, a pesar de todas tus propuestas, ¿qué puedo hacer si todavía no tengo claro si tengo futuro con mi pareja?

 

Si te has quedado con ganas de saber más, te dejo varias propuestas para que profundices.

 

Si tienes pareja, pero no tienes claro por qué camino ir con ella, te animo a leer mi libro Deshojando mi relación.

 

portada libro deshojando mi relación
Cuando lo que está fallando es la comunicación, podéis aprender trucos básicos a través de mi ebook Cómo mejorar la comunicación con nuestra pareja.libro cómo mejorar la comunicacion con nuestra pareja
Que os gusta meteros en harina y probar herramientas que se emplean en terapia, pero a vuestro ritmo. Tenéis mi curso de iniciación El ABC de las parejas felices
Si además sientes que necesitas una ayuda más específica y concreta para tu caso, te recomiendo la terapia de pareja.

 

 

flecha

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte tanto en mi centro de Alcorcón como por internet.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com

Compártelo con tus amigos