google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

;¿Qué hago para no tener celos?

 

Cómo evitar los celos hacia mi pareja

Autora: Ana Hidalgo

Te guste o no, si tu pareja quiere engañarte, te va a engañar, tanto si sientes celos como si no.

Por tanto, ¿para qué crees que te sirven los celos?, ¿para nada? Pues estás equivocado.

Los celos, como todos los sentimientos y emociones sirven para algo.

Entre otras funciones, puede que estén recordándote que la comunicación o confianza con tu pareja está dañada; puede que te estén avisando de que tienes inseguridad hacia ti mismo o; simplemente puede que te estén señalando patrones afectivos mal aprendidos.

Sea como fuere, si quieres aprender qué te enseñan los celos y así acallarlos, toma nota de las siguientes estrategias:

  • El primer paso será percibir que sientes celos, y analizarlos.

Sólo así podrás entender qué es lo que tienes que resolver.

Sentir celos no es algo malo en sí, es un sentimiento natural que nos ayuda a adaptarnos, al igual que el miedo o la tristeza, lo malo es aferrarse a este sentimiento, no escucharlo y  dejarse arrastrar por él.

Por ello, cuando reconozcas que los celos te invaden, deberás preguntarte si estos celos se relacionan con una situación real o con una conjetura o una mala pasada que tu mente o tu entorno te está pasando.

Si crees que son celos fundados, tcomprueba antes tu fuente de información y la veracidad de sus datos.

Plantéate por ejemplo:

¿Podría tener algún otro tipo de explicación la información que crees tener?

¿Es realmente fiable la fuente o es un mero chisme o rumor?…

Antes de decidir nada, si dejar o no a tu pareja, y antes de reaccionar de forma exagerada, comprueba la realidad.

Para ello lo mejor es acudir a la fuente, a tu pareja.

Habla con tu pareja de forma calmada y educada, sin atacar y con asertividad y respeto.

Una buena comunicación te ayudará a entender mejor qué es lo que está sucediendo y qué repercusión puede tener.

Si por el otro lado, al analizar tus celos descubres que estos son infundados pero aun así te están agobiando, es posible que sea tu autoestima sea la que esté tocada y es tu propia inseguridad la que hace que te sientas mal.

  • A continuación, trabaja tu autoestima y la seguridad en ti mismo.

Con frecuencia, los celos y las sospechas que los envuelven están muy relacionados con la baja autoestima y la inseguridad hacia uno mismo.

Cuando alguien tiene su autoestima dañada le cuesta creer que otra persona pueda quererle y apreciarle lo suficiente como para no querer abandonarle o para no engañarle.

De ahí que surjan las dudas y comiencen las suspicacias en los pequeños detalles.

Al no sentirte merecedor de cariño o aprecio es posible que tu mente trate de encontrar argumentos que apoyen sus teorías, y por tanto, intenta ver motivos donde no los hay, buscando hechos que “demuestren” la falta de apego de los demás hacia tu persona.

Si necesitas mejorar tu autoestima te recomiendo asistir a un profesional de la psicología, es una forma inteligente de invertir en salud y lograr buenos resultados de forma más fácil y rápida.

Recuerda que si te sientes celoso y no tienes motivos para estarlo, pueden pasar dos cosas:

Por un lado, tú lo pasas mal.

Por otro lado, puedes hacérselo pasar mal a tu pareja injustamente, y puede que acaba hartándose y mandándote al garete.

En cualquier caso, creo que siempre merece la pena invertir en salud y aprender a quererse a uno mismo.

  • Finalmente, identifica qué situaciones disparan tus alertas de celos y háblalo serenamente con tu pareja.

Antes que nada, ten en cuenta que hablar no significa gritar, criticar, ni echar en cara nada a tu pareja (mucho menos sin pruebas).

Quizás te incomode la presencia de ciertas personas en concreto pues disparan tu inseguridad o tus alarmas, y tendrás que hablarlo con ellas.

Ten en cuenta que además, en demasiadas ocasiones no se establecen límites entre lo que cada miembro de la pareja entiende por fidelidad.

Por ejemplo, no es lo mismo flirtear, bailar o sonreír a alguien que ser infiel, sin embargo no siempre somos capaces de admitir que ciertos comportamientos no nos parecen apropiados.

Dialoga con tu pareja y acuerda con ella, de forma bidireccional, lo que consideráis puede o no estar permitido dentro de vuestra relación.

Piensa que cada pareja es un mundo y debe establecer sus propios límites de forma consensuada y común.

NUNCA IMPONGAS NI ASUMAS IMPOSICIONES.

NO SOMOS POSESIONES DE OTRAS PERSONAS NI A LA INVERSA.

Recuerda que, el mejor aliado que podéis tener contra los celos es el diálogo y no la imposición o dictadura.

Mucho cuidado a este respecto con el chantaje emocional y las manipulaciones pues están a medio camino del maltrato psicológico y la tiranía.

Por tanto, teniendo presente estas 3 estrategias te será más fácil evitar sentirte celoso con frecuencia.

Ahora bien, si deseas profundizar en tu caso concreto y recibir mi ayuda profesional, estaré encantada de ayudarte.

Puedes contactarme aquí mismo.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”