google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

¿Enamorarse de un desconocido en menos de una hora?

Autora: Ana M. Hidalgo

¿Es posible enamorarse de un completo desconocido en menos de una hora?

Parece que sí, te cuento el experimento de A. Aron.

A finales de los 90 el investigador Arthur Aron realizó un experimento para generar intimidad entre personas.

Esta investigación curiosamente, terminó con la boda entre algunos de sus participantes.

El objetivo del doctor Aron no era que las personas se enamoraran, sin embargo, parece ser que el grado de conexión e intimidad que se creó entre las parejas de participantes a las que distribuyó su cuestionario, ayudó a que este proceso sucediera.

¿En qué consistió el experimento?

Aron diseñó una lista de 36 preguntas, y separó a los participantes en parejas formadas por un hombre y una mujer heterosexual.

Los participantes debían contestar tres bloques de preguntas diseñadas para que pudieran abrirse gradualmente e intercambiar pensamientos y emociones cada vez más personales.

Entre estas preguntas se incluyen algunas como:

En el primer bloque:

“Si pudieras elegir a cualquier persona en el mundo ¿con quién te gustaría cenar?”

En el segundo bloque:

“Si supieras que en un año vas a morir de repente ¿cambiarías algo de cómo vives ahora?, ¿por qué?”

En el último bloque:

“De todas las personas de tu familia ¿la muerte de quién te afectaría más?, ¿por qué?”

Evolución:

A día de hoy, este estudio ha vuelto a cobrar relevancia tras una publicación en el New York Times donde una periodista cuenta cómo se enamoró con la ayuda de las preguntas que se incluían en el test creado por A. Aron.

Por otro lado, el eco de esta investigación ha llevado a la grabación de un vídeo basado en esta investigación científica, que está teniendo gran difusión por internet.

Su aparición en el programa El Hormiguero, así como la mención de este experimento en la popular serie La teoría del Big Bang, en la que dedican un capítulo de esta última temporada, está haciendo que volvamos a plantearnos cómo es posible que dos personas puedan enamorarse en aproximadamente 45 minutos.

Reflexión, ¿por qué pudieron enamorarse?

A mi modo de ver, uno de los factores claves para que este experimento triunfara es la necesidad de sentirnos escuchados de verdad.

Tendemos a pasar tiempo con otras personas pero sin escucharnos, a hablar sólo de banalidades y no interesarnos con sinceridad por los demás.

No quiero decir que esto se haga siempre, pero sí, es cierto que tendemos a no mostrar demasiada atención a las necesidades de otros.

Piénsalo bien, ¿alguna vez has hablado con otra persona mientras consultabas el móvil?, ¿siempre miras a los ojos a la persona que te está hablando y atiendes todo lo que te dice?

Por otro lado,   en demasiadas ocasiones, nos ponemos máscaras cuando nos relacionamos con los demás.

Este es un modo frecuente para proteger nuestra imagen e impedir que nos dañen, y esto también hace que sea más difícil intimar y conocer a la persona que tenemos delante, pues se niega a abrirse.

Es tu turno…

Piensa en ti mismo, ¿siempre te muestras tal cual eres?, ¿cuentas todo lo que te preocupa?, ¿tienes algún secreto?…

Creo que el enamorarse de alguien conlleva alcanzar un grado de complicidad mínimo (cada persona marca su propio punto), y pienso que lograr esto es cada vez más difícil en un mundo lleno de prisas y suspicacias.

A penas tenemos tiempo para conocernos a nosotros mismos y, con frecuencia, falta interés en conocer a los demás.

Por eso, creo que cuando se brinda la oportunidad de romper estas barreras, es más fácil llegar a intimar y conectar con otra persona, tal y como sucedía en el experimento.

Soy de la opinión de que sí, que es posible enamorarse de una persona que acabas de conocer, especialmente si te escucha, atiende tus preocupaciones y comparte sus confidencias contigo.

Aunque eso sí, lo que no nos cuentan las investigaciones es durante cuánto tiempo se mantiene este amor o enamoramiento con ese desconocido.

Lamentablemente, la rutina tira de nuestras vidas y el que no está acostumbrado a escuchar o a abrirse y mostrar sus pensamientos y sentimientos más íntimos, dejará de hacerlo una vez pase el encantamiento del cuestionario.

Claro, que este es sólo mi punto de vista, ¿cuál es el tuyo?

Comparte tu opinión, me encantará conocerla y apreciar más puntos de vista.

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”

Compártelo con tus amigos