google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Cómo organizar mejor tu vida

Trucos para sentir que tu vida tiene más sentido

Autora: Ana Hidalgo

Aunque pueda sonar muy presuntuoso el título de este artículo, pues yo no soy nadie para decir cómo se ha de vivir, me he dado cuenta de que algunas personas que vienen a mi consulta padecen de gran ansiedad porque no saben organizar su tiempo ni sus prioridades.

Por eso, si crees que este es tu caso, estos consejos sobre cómo organizar mejor tu vida pueden ayudarte.

Evidentemente, cada uno es responsable de sus propios actos y decisiones.

Ahora bien, y aunque pueda sonarte aburridísimo, hay algo que suele funcionar muy bien: tener rutinas y una buena planificación.

Antes de eso, para saber cómo organizar mejor tu vida, tendrás que saber cómo de bien lo estás haciendo ahora.

Ejercicio previo: cuatro anotaciones importantes

  1. Anota en una hoja de papel todas aquellas cosas que hay en tu vida que sientes que están bien organizadas.

Trata de anotar todos los aspectos que están equilibrados en ti y en tu vida.

Por ejemplo, puede que estés satisfecho con el número de veces que ves a tus familiares, o que te encante lo bien organizado que tienes tu ropa.

Cuanto más concrete y más áreas revises, más completo será tu ejercicio. Estas serán las cosas que no quieres cambiar por lo que asegúrate de tenerlas bien concretadas.

  1. Anota en otra hoja distintas todas aquellas áreas de tu vida que crees necesitan ser reequilibradas y mejoradas.

Si la organización de alguna faceta de tu vida la valorarías por debajo de 7,5 sobre 10, plantéate hacer cambios.

Habrá áreas en las que tengas mucho trabajo por hacer, y otras que mejorará con unos simples retoques.

Por eso, una vez más, trata de ser concreto al exponerlas.

  1. Escribe en otra hoja qué crees que te está frenando a la hora de conseguir el equilibrio que buscas.

A veces no hace falta que nadie nos diga qué estamos haciendo mal, nosotros mismos nos damos cuenta de ello.

Sé sincero contigo mismo y anota qué te impide organizar mejor tu vida. Puede ser la pereza, la falta de herramientas, el mal manejo de tu tiempo, el miedo…

Como este ejercicio es para ti, no te escondas, sincérate y escribe tu punto de vista honestamente.

  1. Piensa y anota qué acciones podrías emprender para mejorar tu situación.

Aquí es importante que no pongas límites a tu imaginación, que realices una lluvia de ideas sin censuras.

Algunas ideas irán en la dirección de acciones a realizar, y otras en dirección a acciones a evitar o erradicar.

Anota todas las que se te ocurran, tanto si crees que puedes realizarlas como si no, sólo de esta manera estarás abriéndote a ideas creativas que de otro modo no serían capaces de nacer.

Ahora bien, con todas estas ideas en mente, vamos a ver cómo tus rutinas pueden estar influyéndote.

Cómo organizar mejor tu vida con rutinas y planificación:

Nos gusten o no, todos realizamos rutinas pues incluso el no seguir una rutina puede ser algo rutinario en ti.

Ahora bien, no todas las rutinas que realizamos nos hacen bien.

Empecemos por las más básicas que te ayudarán a sentir tu vida más organizada:

  • Establece un horario de sueño y comidas.

despertador

Despiértate y acuéstate siempre que puedas a la misma hora.

De este modo estarás ayudando a tu organismo a regular tu ciclo circadiano de sueño.

Además de mejorar tu calidad de sueño, te ayudará a saber con más exactitud de cuánto tiempo dispones al día.

Por ejemplo, si duermes de 00:00 a 8:00, sabes exactamente qué horas te quedan para hacer aquello que desees.

Planifica también, en la medida de lo posible, tu horario de comida y tu dieta.

Esto, además de favorecer tu digestión y regularidad intestinal, te servirá para tomar conciencia de una alimentación más equilibrada.

También, te ahorra tiempo pensando qué hacer de comida; te ahorrará dinero a fin de mes dado que tus compras en alimentación serán más eficientes y; te ayudará a saber una vez más de qué tiempo dispones para el resto de actividades que quieres realizar.

Así, te será mucho más fácil saber cómo organizar mejor tu vida y tu día a día.

  • Ordena tu casa y lugar de trabajo.

libros ordenadosAunque no lo creas, el orden que vives a tu alrededor influirá en el orden y equilibrio de tus emociones.

Trata de encontrar un equilibrio entre el caos absoluto y el orden obsesivo. Recuerda: tu mente necesita orden, no rigidez.

Para ello, te vendrá muy bien deshacerte de todas esas cosas inútiles que tienden a acumularse en nuestro alrededor.

Tira, dona o vende todo aquello que no utilices desde hace tiempo. Por ejemplo, si no lo usaste en todo un año, puede que no lo necesites, ¿no crees?

Esto te ayudará a desprenderte de partes de ti que te retienen en el pasado.

Ten en cuenta que como sucede con la ropa, por ejemplo, para que quepa algo nuevo, hay que hacerle hueco.

Lo mismo ocurre con tus pensamientos, emociones, proyectos… abandona aquellos que no te son útiles para dejar espacio a otros.

Para objetos varios y cachivaches, utiliza cajas agrupadas con temáticas similares y etiquétalas.

Si hay algún objeto que no puedes etiquetar, quizás no sea tan necesario mantenerlo como piensas.

La vida es más sencilla de lo que crees.

Quédate con esta idea: Todo lo que tenga un lugar, un sitio establecido, será más fácil mantenerlo ordenado.

Ten en cuenta que aprender a mantener ordenados tus objetos te llevará un tiempo y que, cada cierto tiempo tendrás que volver a colocarlos, por lo que establece un sistema o rutina.

Por ejemplo, revisar su estado cada semana y reorganizar si fuese necesario.

  • Lista tus tareas pendientes y agéndalas.

agendaCuando hablo de tareas pendientes lo hago en el más amplio sentido.

Si deseas visitar a tus familiares al menos una vez al mes, agenda el día y la hora concreta.

Que quieres ver a tus amigos, lo mismo, usa la agenda.

Todo aquello que realmente quieras hacer, no esperes a que surja, agéndalo y hazlo.

Al principio puede parecerte algo confuso o exagerado, pero te aseguro que te ayudará a lograr objetivos.

Te muestro cómo puedes hacerlo para que no se te escape nada.

Hace tiempo leí que nuestras tareas pendientes se agrupan en tres modalidades: físicas, mentales y virtuales. Me explico:

Anota tus tareas “físicas” pendientes:

Son todas aquellas que sabes que tienes pendientes porque puedes verlas con facilidad.

Por ejemplo: hacer la cama, ordenar el armario, limpiar el coche…

Escribe tus tareas pendientes mentales:

Son aquellas que todavía tienes en la cabeza, pero no te has parado a plasmar en ningún sitio.

Puede ser desde ir al dentista, o recados que hacer, hasta cumpleaños próximos, ideas y proyectos.

Recuerda anotar todas aquellas tareas que bien quieres mantener (aunque te salgan solas sin pensarlas), así como aquellas que anhelas o deseas realizar.

Apunta también tus tareas virtuales:

En este caso, me refiero a todas aquellas tareas que pueden estar anotadas en tus dispositivos.

Revisa tu tecnología y anota todas las tareas que te han quedado pendientes registradas en ella.

Puede ser desde contestar algún mail hasta ordenar tus ficheros de fotos o borrar los contactos que yo no necesites.

  • Simplifica

simple

Si hay algo que te va a ayudar a aprender cómo organizar mejor tu vida es esta idea: simplifica.

La vida es más sencilla de lo que creemos.

Debemos reservar un tiempo para nuestro auto-cuidado, nuestro crecimiento personal y aquellas tareas que nos ayudan a conseguirlo (por ejemplo, ganar dinero para comprar tu alimento).

En base a ello, decide qué tiempo quieres dedicarle a cada una de estas tres facetas.

Ten en cuenta que el auto-cuidado debe primar para tu super-viviencia.

Así, por ejemplo, de tus 24 h diarias, un tercio se irá en tu descanso, un par de horas en comer y preparar la comida, unos minutos en asearte… Es decir, esta es la faceta más importante.

Ahora bien, ten en cuenta que todo no es igual de importante en tu vida, por lo que hazlo simple.

Anota al inicio de la mañana qué tareas quieres realizar sí o sí ese día y llévalas a cabo.

El resto de tareas podrás hacerlas de forma más relajada y sin tanto estrés pues no serán prioritarias.

Como además tienes todas anotadas, no correrás riesgo de que se te olviden y mantendrás tu cabeza más liberada.

A tener en cuenta:

Ve vaciando poco a poco tu lista de tareas pendientes. Una premisa muy útil es: si esta tarea te requiere menos de 10 minutos hazla ya y no procrastines.

En pocos días podrás ver cómo tu lista de tareas pendientes baja y sientes mayor control sobre tu vida.

Puedes además trazar un plan que te ayude a hacer seguimiento de que tus prioridades de forma semanal, mensual, anual…

Para ello, saca las anotaciones que hiciste como ejercicio previo.

  • Asegúrate que en tu calendario o agenda se mantienen todas aquellas que quieres conservar.
  • Incorpora aquellas nuevas que quieres re-organizar.
  • Asegúrate de que se van eliminando poco a poco las que querías eliminar.
  • Encárgate de que vayan surgiendo aquellas nuevas destinadas a continuar con tus sueños, planes u objetivos.

Una vez que tengas todas tus prioridades agendadas, sentirás que tu cabeza está más liberada.

Ahora tu cabeza ya no tiene que trabajar continuamente en recordar todas estas pequeñas y grandes ideas que te rondan pues las tienes anotadas y bajo control.


“Si te ha gustado el contenido, puedes hacérmelo saber en los comentarios que aparecen más a bajo, o también puedes invitarme a un café 😉 y contribuir al mantenimiento de este blog con tu donativo.

Pincha en la tacita para hacer tu donativo.”






Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”