google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Cómo saber si mi relación no funciona

5 cuestiones que debes hacerte para saber si tu relación no funciona

Autora: Ana Hidalgo

Antes de explicarte el cómo saber si mi relación no funciona, déjame que te cuente algo que te ayudará a entenderlo mucho mejor:

Mi coche es una tartana, está bastante viejito y tiene varios desperfectos, pero tiene un motor fantástico que ya quisieran otros tener.

Antes de que digas nada, no, no me he vuelto loca, sé que este artículo no trata de coches, sino de relaciones, pero déjame que continúe con mi historia.

Antes de llevar mi coche a pasar la itv, me gusta acudir a mi mecánico habitual para que lo revise.

Entonces, Anastasio me hace un montón de preguntas:

  • ¿Hace algún ruido extraño?, ¿echa humo?, ¿le cuesta arrancar?…

En función de esta información y de su revisión, me da un diagnóstico para valorar si interesa o no arreglarlo.

Te confieso que a veces he arreglado averías que valían más que el propio coche.

No obstante, aun así me compensaba, pues mi coche es seguro y me trae y me lleva donde yo quiera.

Con las relaciones sucede algo parecido, puede que no funcionen bien, tengan desconchones o pequeñas averías, pero sólo nosotros podemos decidir si queremos tratar de arreglarlos, si nos interesa intentar que vuelvan a funcionar o no merece la pena invertir más en ellas.

Ya en su día compartí contigo un post con los signos de desgaste de pareja más comunes así como otro con las claves para averiguar si tienes o no futuro con tu pareja, sin embargo, hoy quiero ayudarte a averiguar qué es lo que está perturbando tu relación para que puedas valorar si te merece o no la pena solucionarlo y para ello deberás contestarte a las siguientes cuestiones:

  1. ¿Hay mutua confianza?

Al igual que el motor es el alma de un coche, a mi modo de ver la confianza es el motor de toda relación.

No basta con amar a tu pareja, debes confiar en ella.

Para que una relación funcione y perdure en el tiempo, es necesario que la confianza fluya.

Por ello es necesario comunicarse abiertamente, intercambiar puntos de vista, hablar sobre sentimientos, experiencias o temas que nos preocupan…

En más de una ocasión se han roto parejas por culpa de malentendidos que no han llegado a clarificarse.

Si crees que tu relación necesita aclarar ciertos puntos, no lo demores.

Cuanto más se tarda en solucionar un problema, más crece y se enreda la madeja.

  1. ¿Existe respeto entre ambos?

Uno de los signos más efectivos para saber si una relación funciona mal y se va a ir al garete es ver la forma en que se hablan sus miembros.

La falta de respeto lleva al distanciamiento, e incluso puede acabar en maltrato.

Por tanto, si ves síntomas de falta de respeto, háblalo, tendréis que estar atentos a las señales para que esto no vuelva a suceder pues de lo contrario, la relación terminará muriendo.

  1. ¿Cómo de importantes son los aspectos por los que discutís?

No es lo mismo discutir por el volumen de la tele que por los valores que cada uno considera importantes.

No se trata de que tengáis que coincidir en todos los aspectos de la vida, pero desde luego es importante saber cómo de importantes son para vosotros dichos aspectos.

Por ejemplo, si eres un defensor a ultranza de los derechos humanos, te va a resultar muy difícil o imposible mantener una relación con una persona del que viola abierta e indiscriminadamente estos derechos.

  1. ¿Cómo de frecuentes son vuestros enfados?

El tener muchas discusiones aunque sean por aspectos insignificantes puede desgastar la relación.

Quiero ponerte un ejemplo:

Si extiendes el brazo y sujetas una botella de agua, puedes soportar su peso fácilmente.

Ahora bien, si tuvieras que mantener el brazo extendido sosteniendo la botella durante varios días, terminarías con un importante desgarro muscular.

Podéis disminuir la frecuencia de las discusiones sentando las bases que rigen vuestra relación.

Cuanto más claro y sinceros queden los porqués de aquello que os incomoda, más fácil os resultará llegar a un acuerdo para resolverlos, incluso llegar a unas normas o protocolo de actuación ante determinados conflictos.

Por ejemplo, podéis llegar a un acuerdo sobre el reparto de tareas, así como las posibles consecuencias de su incumplimiento.

  1. ¿Existe alguna otra persona en medio de vuestra relación?

En ocasiones creemos que nuestra relación no funciona por la influencia de terceras persona.

En estos casos sentimos que es por culpa de un familiar que se inmiscuye, una antigua relación, los hijos…

Plantéate si estás viendo fantasmas en tu relación por la influencia de terceros y aclara con ellos la situación.

Podéis plantearos:

  • ¿Qué les incomoda de vuestra relación?, ¿están perdiendo algún privilegio con ella y eso hace que estén molestos?…

En cualquier caso, quien decide el futuro de vuestra relación no son ellos, sino tú y tu pareja.

 

Por tanto, como puedes comprobar, un tema esencial en cada uno de estos aspectos es la comunicación.

Te recuerdo que si necesitas profundizar más en este aspecto, tienes disponible mi libro: “Cómo mejorar la comunicación con nuestra pareja”.

También os puede ser de gran ayuda mi curso: “El ABC de las parejas Felices” con el que comenzar a sentar unas bases sólidas.

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”