google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Depender no es amar

Autora: Ana Hidalgo

Plantéate si tu relación te aprisiona de algún modo, porque quizás lo tuyo no es amor, tienes dependencia emocional.

Muchas veces hemos oído hablar de personas adictas al juego, al alcohol, las drogas… Sin embargo, es posible que tú también seas un adicto y no lo sepas.

La dependencia emocional es un mal generalizado, incluso bien visto por la sociedad, en algunas de sus versiones.

Así, por ejemplo, pensamos que el hecho de que alguien se desviva por su pareja es amor incondicional. Sin embargo, lo más probable es que sea alguien que ha cedido derechos y no se respeta en determinadas situaciones.

Y es que, en muchas ocasiones, confundimos amar con ser dependientes emocionales y no saber manejar ciertos sentimientos.

Tienes muchas bazas de ser adicto afectivo si…

  • Te sientes incapaz de afrontar algo mínimamente desagradable, y buscas desesperadamente huir de esa situación.
  • Careces de autocontrol y te cuesta renunciar al placer, el bienestar, la seguridad…
  • Te cuesta aceptar que alguien o algo no gira a tu alrededor y cuando esto no sucede te frustras y enfadas.
  • Intentas llenar tus sentimientos de vacío o inseguridades de forma externa (por ejemplo, con una pareja).
  • Asumes que hay cosas inmutables y eternas y tratas de aferrarte a ellas para sentirte seguro/a.
  • No te quieres lo suficiente y buscas afecto y cariño fuera.
  • Tienes dificultades para interrelacionar con otros y te angustia estar solo/a.
  • No te sientes capaz de hacerte cargo de ti mismo/a.
  • Te asusta mucho el abandono y el rechazo.
  • Crees que no eres merecedor/a de amor y añoras y temes el amor.
  • Entres tus máximos temores está el desprecio o la desaprobación de otros.

Hagamos la prueba del algodón

Generalmente pido a mis clientes que me digan tres cualidades positivas y tres cualidades negativas de su pareja.

Sin darle demasiadas vueltas, te animo a que realices este ejercicio. Coge lápiz y papel y anota las mejores y peores cualidades de tu pareja.

En estos casos, pueden darse varias opciones:

  • Es capaz de nombrar ambos tipos de cualidades sin prácticamente dificultad.
  • En otros casos, a algunos clientes les cuesta encontrar cualidades positivas de su pareja.
  • Finalmente, algunas personas son incapaces de encontrar cualidades negativas a su pareja.

El primer de los casos me da una pista de que, de alguna manera, es capaz de ver la realidad. Todos tenemos aspectos positivos y negativos.

En el segundo de los casos suelen estar las personas que saben ver que tienen problemas de pareja.

Finalmente, en el tercer de los casos encontramos personas con una realidad un tanto distorsionada.

Como ves, esta simple herramienta, ya nos está dando algunas pistas.

Cómo interpretar esto

Debes tener claro que, no es amor, tienes dependencia emocional cuando te aferras a tu relación de pareja sin ser capaz de ver la realidad en su totalidad.

Por ejemplo, excusas continuamente la conducta de tu pareja que le lleva a no darte afecto de calidad.

De hecho, es muy frecuente justificar el mal o poco amor que se recibe de la pareja justificándolo con frases del tipo:

  • Es porque tuvo una infancia muy dura.
  • Me quiere, pero necesita un tiempo para verlo claro.
  • Es que su familia/amigos/trabajo le quita mucho tiempo.
  • Está pasando por un mal momento… (aunque llevéis así años).
  • Si me esfuerzo más, seguro que cambiará.

De igual modo, no es amor, tienes dependencia emocional cuando, a pesar de ver fallos grandes en tu relación, te aferras a ella irremediablemente por temor a perderla.

Algunas frases típicas suelen ser:

  • Podría ser peor.
  • Confío en que todo se arreglará algún día.
  • Sé que en el fondo todavía me quiere.
  • Después de tantos años sería una pena dejarlo.
  • Ya me he acostumbrado a vivir así.

Qué puedes hacer si no es amor, tienes dependencia emocional

Si has descubierto que no es amor, tienes dependencia emocional, y quieres afrontarlo, te animo a explorar con sinceridad tu relación.

Ten en cuenta que, el amor no lo es todo en una relación. El cariño, el respeto, la comunicación, la reciprocidad… son otros factores importantes a tener en cuenta.

Además, aprender a vencer la dependencia emocional te ayudará a crecer y madurar emocionalmente, lo que te permitirá dejar de repetir errores en futuras relaciones.

Em cualquier caso, si sientes que tu dependencia emocional es grande, ya sabes que puedes contar conmigo para que la abordemos dentro del contexto de una terapia.

 

Cargando ...