google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

.¿Por qué nos cuesta solucionar problemas? 

Aprende cómo solucionar problemas en 5 pasos.

Autora: Ana Hidalgo

Cuando somos niños tenemos la ilusión de que los adultos saben solucionar problemas con mucha facilidad: arreglan nuestros juguetes cuando se rompen, hacen una fantástica comida pese a no tener todos los ingredientes, resuelven fácilmente nuestros problemas del cole…

Al llegar a adultos vemos que no todo es tan fácil como nos parecía, no por ser adultos sabemos solucionar todo. De hecho, nos cuesta solucionar problemas con frecuencia.

Si bien en el post sobre resiliencia te ofrecía pautas para aprender a superar una situación difícil, en psicología, el entrenamiento en solución de problemas suele basarse en los 5 pasos descritos por D´Zurilla y Nezu y que hoy comparto contigo.

A priori,pueden parecerte sumamente obvios, pero lo cierto es que tendemos a olvidar alguna parte del proceso. Compruébalo por ti mismo:

  1. ORIENTACIÓN HACIA EL PROBLEMA.

Se refiere a ser capaz de percibir el problema, reconocerlo, clasificarlo,valorarlo, atribuir las posibles causas…

A veces somos los últimos en darnos cuenta que tenemos un problema.

Por ejemplo, en el caso de problemas de adicción, cuesta mucho ver y reconocer que lo que empezó como un juego se ha podido ir de las manos.

También en las relaciones de pareja cuesta ver y reconocer que existen un problema dado que por lo general hemos invertido gran cantidad de tiempo y esfuerzo en cuidar la relación y nos cuesta asumir que se pueda estar yendo al garete.

  1. DEFINICIÓN Y FORMULACIÓN DEL PROBLEMA.

Una vez que sabemos que tenemos un problema, se hace necesario analizarlo con cuidado para poder comprenderlo.

Es conveniente recoger información sobre la tarea, los roles que desempeñan las personas implicadas, las creencias y sentimientos a los que afecta y se ponen en juego…

De este modo podremos organizar la información para entender mejor el problema.

Una vez esté bien definido, se hace necesario establecer objetivos específicos, concretos, medibles y realistas y sopesar la importancia de solucionar o no el problema, considerando los beneficios-costes que supondrá resolverlo.

En el post cómo cumplir propósitos y objetivos que publiqué las navidades de 2014 puedes encontrar algunas pautas sobre cómo puedes definir bien tus propósitos.

  1. GENERACIÓN DE ALTERNATIVAS.

Se trata de ver qué opciones tenemos.

Es importante listar cuantas alternativas se nos ocurran sin emitir todavía ningún juicio de valor.

Lo importante en esta fase es crear cuantas más y más variadas soluciones mejor, aunque puedan resultarnos absurdas o locas.

  1. TOMA DE DECISIONES.

Esta suele ser una parte un poco peliaguda dado que las emociones y la lógica pueden verse enfrentadas.

Es conveniente tratar de sopesar las ventajas y desventajas a corto y largo plazo, juzgar y comparar los resultados de cada solución.

Ten en cuenta el bienestar emocional, personal, social, el tiempo y esfuerzo empleado, así como la solución en sí.

Debemos recordar que a veces podemos combinar varias soluciones para crear una solución más potente, o escoger una solución simple conforme al principio de la navaja de Ockham, pues con frecuencia suele ser la opción más evidente.

  1. PUESTA EN PRÁCTICA DE LA SOLUCIÓN Y VERIFICACIÓN.

Solucionar un problema requiere más que elegir la mejor opción posible.

Implica poner en práctica dicha posible solución salvando los posibles obstáculos.

Requiere además auto-observarse y registrar la actuación y el resultado obtenido.

Con ello podrás recompensar el trabajo bien hecho, o valorar posibles fallos y reformular el proceso del mejor modo posible.

Si eres de los que les cuesta solucionar problemas porque le es duro ponerse a ello y emprender acción, te recomiendo que le eches un vistazo al post ¿Eres de los que procrastinan?

También en el post reglas para educar tu voluntad y conseguir lo que te has propuesto puedes encontrar unas pautas para ayudarte a ser constante y lograr tus objetivos.

Si deseas recibir mi ayuda profesional, puedes contactar conmigo a través de este enlace, estaré encantada de ayudarte.

Ana M. Hidalgo

www.terapiaconAna.com

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”