google-site-verification: google7dcda757e565a307.html

Claves para superar un duelo romántico

Pasos para superar una ruptura sentimental

Autora: Ana Hidalgo

Esta semana vuelvo a tener el lujo de tener a un gran psicólogo como invitado para compartir algunos consejos en relación al desamor.

En esta ocasión, el psicólogo malagueño David Salinas nos da 10 claves para superar un duelo romántico.

Te dejo con sus consejos y nos vemos al final del artículo.

Claves para superar un duelo romántico:

Autor: David Salinas

 

¿Te ha dejado tu pareja o tú la has dejado a ella, y no consigues desengancharte emocionalmente de esa persona?

¿La sigues echando de menos, la lloras, te culpas, sientes rabia…?

¿Tienes la sensación de que esas emociones no te abandonarán nunca?

Bien, entonces quizá te interese leer este artículo para aprender a superar el duelo tras una ruptura sentimental, también llamado duelo romántico.

Aunque seguramente lo primero que debas saber es que, si estás atravesando este tipo de duelo, cuando termines de leer este artículo… no habrás superado el duelo romántico.

Porque la 1ª clave para aprender a superar el proceso del duelo romántico, es pasar el proceso del duelo romántico.

No hay atajos, ni recetas ni fórmulas mágicas. No se trata de evitar el dolor, sino de transitar por él, para superarlo.

Sin embargo, trataré de darte unas orientaciones para que ese tránsito sea lo menos prolongado y tortuoso posible.

Para ello, la 2ª clave es: conocer el duelo romántico y sus etapas.

Un duelo tras una ruptura sentimental es un proceso de ajuste emocional necesario tras la pérdida de una relación de pareja.

Sus etapas suelen solaparse, mezclarse, pero generalmente identificamos las siguientes: shock inicial, negación, culpa, ira, tristeza, aceptación y reconstrucción.

Saber que experimentar estos estados es lo normal, ayuda a sentirse aliviado y no horribilizar sobre los mismos.

La 3ª clave: date tiempo.

Los estudios sobre duelo romántico nos dicen que éste puede durar entre 3 semanas y 3 años.

Es decir que… ¡nadie tiene ni idea de cuánto dura un duelo romántico!

Depende de la persona, la relación, el momento. No te desesperes, deja que el tiempo haga su trabajo y te ayude a curar esas heridas.

La 4ª clave: permítete estar mal.

Los seres humanos (y tú lo eres, ¿verdad?) somos vulnerables, sufrimos, y eso no es malo, puede que doloroso y no deseado, pero no malo.

Permitirse caer es, en muchas ocasiones, la única manera que uno tiene para volver a levantarse.

La 5ª clave: no permitas que tus emociones te incapaciten.

Es decir, puedes estar mal, pero, ¿por qué tu malestar te ha de impedir llevar una vida relativamente normal?

Trabajar, hacer cosas que te gusten, estar en compañía de la gente que te alegra la vida.

Las emociones incómodas características del duelo, culpa, ira y tristeza, no son incompatibles con otros estados más agradables como la alegría o la paz.

La 6ª clave: cortar totalmente la comunicación con la otra persona.

Fuera Facebook, Whatsapp, Instagram…

Si quieres que tu energía se oriente (y de eso va el proceso) desde el pasado hacia TU presente, corta las ataduras que te ligan a aquél.

La 7ª clave: piensa de forma racional.

No existe la media naranja, ni te has enamorado otra vez de tu ex ni éste se ha vuelto de repente perfecto.

Todo eso son sesgos cognitivos que provocan que interpretemos la realidad de una manera irracional y poco o nada útil.

Abandona este tipo de ideas, piensa con lógica.

La 8ª clave: aceptar. Aceptar. ACEPTAR.

La 9ª clave: ahora tú.

Inicia un nuevo proyecto, ilusiónate con algo, haz cosas que antes no podías hacer con tu ex pareja, conoce gente nueva…

Cuando tu energía se reinvierte en lo nuevo en vez de lo viejo, estás cerrando el círculo (se acaba el proceso) y abriendo uno nuevo.

La 10ª clave: el sentido del humor.

En realidad, esta clave es el comodín.El sentido del humor es bueno para todo.

Desdramatizar, usar la ironía, reírse de la vida y de uno mismo… Cura más que cualquier medicina que exista.

Habría una última clave extra que no he incluido con las demás por no ser estrictamente imprescindible, aunque sí tan beneficiosa como cualquiera de las anteriores: pide ayuda.

Si lo necesitas, no te avergüences, acude a un profesional.

Como dije, somos seres vulnerables, todos necesitamos ayuda alguna vez (qué digo… ¡muchas veces!) y pedirla no es malo ni cobarde. Al revés, reconocer que necesitas ayuda y pedirla es sin duda alguna una demostración de coraje.

Y si nada de lo anterior te funciona, siempre puedes recurrir al arsénico y envenenar a tu ex. Muerto el perro…

Es broma. Nunca olvides la 10ª clave, el comodín. 😉

¡Un abrazo!

David Salinas

 Puedes encontrar a David en http://psicologiapositivamalaga.blogspot.com.es/

Por mi parte, aprovecho para recomendarte otros artículos relacionados con este tema que también pueden interesarte:

Recuerda que me tienes a tu disposición en mi centro de psicología en Alcorcón así como en internet a través de este contacto.